Otras Columnas
La dinastía de los Loayza

Francisco Javier Rosales, el afrancesador de Chile.

Crónica de cronistas: Edwards y Jotabeche.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Cristián Huneeus en Memoriachilena.cl
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Noviembre 2005

El nacimiento de la familia
 

Por Darío Oses

Desde la época de la Conquista, la familia empieza a formarse en Chile sobre la base de la normativa que prescribe el matrimonio cristiano, monógamo e indisoluble. La permanente trasgresión de esa norma genera, sin embargo, otras formas de unión. Esta situación parece haberse mantenido a lo largo del tiempo. Hoy día, aun cuando persiste un modelo de matrimonio, hay muchas formas de aceptadas, honestas y deseables de constituir o de reconstituir una familia.

Por otra parte, ciertas prácticas polígamas que se generaron durante la Conquista y la Colonia, se perpetuaron. Dichos como el tener "casa matriz" y "sucursales", o una "catedral" y varias "parroquias", aludían a la poligamia jerarquizada y semiencubierta en que incurrían muchos hombres. La querida o la "chei" llegó a ser una institución, a veces hasta aceptada tácitamente por la esposa legítima.


Sexualidad en la Conquista

Los orígenes del matrimonio y la familia en Chile están determinados por las conductas sexuales de tres grupos que interactúan y se mezclan entre ellos. En primer lugar están los europeos. Como lo advierte el historiador Julio Retamal Ávila, el europeo era cauto en presencia de autoridades y controles civiles o eclesiásticos, y desenfrenado cuando éstos se aflojan o desaparecen. Los pueblos aborígenes y las etnias africanas, en cambio, se relacionaban sexualmente en forma mucho más libre, espontánea y desenfadada. No tenían, desde luego, ninguna de las cargas culturales occidentales, como la noción del pecado o la culpa asociadas con el sexo.

Cuando los conquistadores llegaron a Chile, los controles sobre la conducta sexual eran más bien tenues. Algunos estaban casados y habían dejado a sus esposas en España. Otros llegaron solteros. Casados o solteros, la sensualidad de la mujer indígena y la mayor proporción de la población femenina, los llevó a una vida sexual bastante libre y activa.

 
subir
                 
< 1
|
|
3
| |
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del