Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate/Perfiles...
1 / 2 / 3 / 4 /
Clara Budnik:
"Quedan quinientos mil años de trabajo" (continuación)

 

- ¿Qué se siente al dejar el cargo?

- Son sentimientos contrapuestos. Estamos terminando la memoria de los 6 años, en los que hemos trabajado mucho, con un equipo maravilloso, lo que me llena de satisfacción. Comparo con el principio y me doy cuenta de que hicimos lo que teníamos que hacer y cumplimos con los desafíos que nos propusimos. Por supuesto sabiendo que queda mucho por hacer, que hemos avanzado mucho, pero no hemos completado nada. Por otra parte, soy una convencida de que los cambios son positivos, pero eso no quiere decir que no te dé una pena profunda dejar un equipo con el que hay lazos de cariño muy fuertes. Hoy he estado ordenando los libros que me voy a llevar, porque tienen dedicatoria, y he sentido esa sensación de estar cambiando de vida.

- ¿Y cómo es la vida que se abre ahora?

- Nunca abro vidas antes de que llegue el minuto. El 12 voy a pensar qué voy a hacer. Eso es típico mío. Siempre he sido así.

- Es claro que su gestión significó una apertura de la Dibam a la sociedad, que contribuyó significativamente a posicionar en el sentimiento de la gente el valor y la importancia del patrimonio…

- Creo que fue una serie de cosas las que confluyeron en que haya una mayor sensibilidad hacia el patrimonio, hacia la necesidad de educar. Pero creo firmemente que falta mucho en el ámbito de la investigación sobre el patrimonio. En el 2002 se repensó la Dibam, cómo potenciarla. Eso se hizo consultando a toda la gente que trabaja en la Dibam, todos los funcionarios, desde los directivos hasta los auxiliares. Nos dimos cuenta de la enorme necesidad de investigar, conocer los acervos, tener catastros actualizados, a eso apunta Sur. (Software implementado por el Centro de Documentación de Bienes Patrimoniales, dependiente de la Dibam, que permite el ingreso normalizado de información sobre colecciones de los museos).

- Siempre se ha comentado que la Dibam es un elefante, con una estructura muy grande, poco actualizada y difícil de administrar. Usted ha intentado revertir esto, modernizando, abriendo, incorporando tecnología, desarrollando herramientas como las páginas web. ¿Cómo opina que se debe continuar incrementando la eficiencia? ¿Cuáles son las mayores tareas pendientes?

- Definitivamente la Dibam no es un elefante y no es difícil de manejar ni de administrar. Los organismos de gobierno tienen lo que se llama Programas de Mejoramiento de Gestión y, desde que se crearon, la Dibam ha cumplido con todas las metas que se le han impuesto. El año pasado salió elegida la mejor institución del estado. Eso indica que todos los temas, todos los aspectos, se pueden mejorar trabajando en equipo, con la gente. Nosotros hemos trabajado con la asociación de empleados, con consultas. Yo empecé en bibliotecas públicas con eso, con un proyecto de gestión participativa, que luego se aplicó en los museos. La idea es trabajar para la gente y con la gente, involucrando a los funcionarios, y al Consejo Directivo, que se reúne todos los meses. Los presupuestos se discuten sobre la mesa. Siempre puede haber más plata, pero que lo que hay se trabaja en conjunto. Hemos llegado a que un subdirector le ceda presupuesto a otro subdirector, para ejecutar un proyecto en su área, y que luego se devuelva la mano.
 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: