Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 / 4 / 5 /
Noviembre 2006
Verónica Adrián, miembro de la Red de Ciudadanos por Ñuñoa:
"En Chile no se planifica, se desplanifica" (continuación)

 

- ¿Cómo surgió este proceso de movilización?

- Siempre ocurre que hay un pequeño grupo que gatilla al resto. Y en este caso fue mi mamá y yo, que somos las dos arquitectas con formación en Francia y que no soportamos los atropellos a las libertades básicas. Además fuimos víctimas directas de este asunto. A mi abuela a los 96 años le destruyeron su casa por la construcción de un edificio al lado. La tuvimos que sacar de ahí y ponerla en un departamento hasta el día de hoy.

- ¿Cuál fue el problema con la construcción del edificio?


- La destrucción. Los edificios por norma deben tener un estacionamiento por departamento. Para construir los estacionamientos se hacen excavaciones profundas. Para evitar los derrumbes se sustentan los bordes de los deslindes de los vecinos con un sistema que se llama entibación por tensores. Se introduce por un tubo concreto a presión, seis a diez metros hacia el interior del terreno colindante sin la autorización de sus propietarios, bajo tres o cuatro metros de la línea de la superficie. Cuando el concreto se endurece, esa estructura se tensa con tensores metálicos para que la pared no caiga encima de las obras, socavando el suelo del vecino. Como consecuencia rompen los cimientos de la casa contigua, quedando como casa flotante. Es un daño inimaginable. Eso le sucedió a mi abuela. Su casa está resquebrajada. Estamos en un juicio civil, pero eso demora unos 5 años y en ese lapso mi abuela se va a morir. Esto es dramático. Los chilenos no podemos soportar este tipo de transgresiones.

- ¿Cómo este caso particular pasó al conocimiento público?

- El caso de mi abuela y la atención de los medios de comunicación masivos, hicieron que la mecha se encendiera. Ahí empezamos a denunciarlo. Mandamos cartas al Congreso y al municipio. Nos empezamos a aglutinar en torno a esta problemática. Aquí hay una anécdota muy divertida. Hicimos una declaración pública que mandamos al Congreso, contando el caso de mi abuela para ilustrar lo que está pasando en Santiago. La mandamos a todos los diputados y senadores con circunscripción metropolitana. Carlos Frías, director de obras, por instrucción del alcalde, mandó una carta para suscribirse a la declaración, luego de que Pablo Longueira le pidiera al alcalde intervenir en el caso de la señora Gina, mi abuela. Esa coyuntura nos permitió solicitar una audiencia pública al alcalde y ahí parte todo el movimiento. Es verdad que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVIU) tiene su parte, pero también es verdad que el municipio también la suya. Tanto las autoridades ministeriales, a través de la Dirección de Desarrollo Urbano, como la Dirección de Obras del municipio estarían cuestionadas en este caso. El director de obras es responsable de cualquier daño que se produzca a un tercero. Entonces, ahí tendría responsabilidades verdaderas y el alcalde también.

 
Subir
1 /  2 / 3 / 4 / 5 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: