Grabado popular del siglo XIX
 
Más rescate

La historia de la lira popular

La gran delegación guachaca

Corrida Divina: La fiesta de Cuasimodo
Ver todo Rescate
 

Artículos Recomendados
- La gran vida del creador de las cuecas choras: Roberto Parra.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Abril de 2003


Micaela Navarrete, directora del Archivo de Literatura Oral y Tradiciones Populares de la Biblioteca Nacional:

"El pueblo tiene menos doble estandar" (continuación)

- ¿Cuáles son, a su juicio, los principales efectos de esto en nuestro patrimonio y en nuestra proyección cultural como país?

- Yo creo que es desastroso, después ya no distinguimos qué es lo nuestro. Cuando no valoras lo tuyo no lo reconoces. Entonces pasa que alguien quiere tomar el tema de la cultura popular y lo toma a medias, mal. Que los conjuntos folclóricos piensen que mostrar lo chileno es puro bailar cueca. Que las asociaciones de cueca se sientan tan orgullosas de que Pinochet haya hecho un decreto para declarar la cueca el baile nacional. Tenemos cueca, valcesito campesino, tenemos rezos, comida, formas de cultivo y de construcción. Y también pasa que se desconocen las enormes diferencias que hay entre las distintas regiones de Chile. Yo una vez me metí por casualidad al Encuentro Nacional de Cueca, en la caleta El Membrillo. Todas las parejas finalistas de todas las regiones bailaban exactamente igual y con el mismo traje. Por otra parte, los cultores son completamente ignorados. Jamás está la viejita que baila la auténtica cueca chilena antigua. Nadie quiere ver viejitos sin dientes. Sin embargo ellos alimentan nuestro trabajo. Ellos son la cultura. Pero lo peor de todo es la automarginación. Es que, gracias a esto, el pueblo reniegue de sí mismo.

- ¿Qué hay que hacer para revertir esta situación?

- Sería lindo que se dieran la mano la educación y la difusión. La educación no ha profundizado en el asunto. Carecemos de difusión, y a veces hay una difusión equivocada. Nosotros (el Archivo de Literatura Oral), la Católica con Fidel Sepúlveda (director del Departamento de Estética de la PUC), somos referentes. Y, lo otro fundamental, es que se debe prestar más importancia a los cultores. Una profesora de la ciudad no puede hablar sola del canto popular. Es mucho más efectivo llevar a un cantor. Eso no se hace, pero se gasta plata en cosas que no dejan huella. Hay que revisar los planes de educación. Con la Clara (Butnik, Directora de Dibam) llevamos al Ministerio todos los libros que produce la Dibam. Pusimos a su total disposición todo el material del Archivo de Literatura Oral y Tradiciones Populares, para repartirlo en las escuelas. Ni siquiera recibimos una respuesta.. Yo tengo esperanza con Bitar. Por lo menos tiene interés en el tema de la cultura popular en el contexto de las salitreras, que es su tema. Y quiere hacer un proyecto con los viejos que viven todavia. Ellos son la historia de las salitreras. El Fondart ha ayudado mucho a que muchas cosas se conozcan, se difundan. Pero falta mayor rigurisidad en la selección y en la evaluación. La cosa es que la gente ocupa la plata en cualquier cosa. Como un tipo que siendo un poeta popular, hace un cd con los cantores y no les da un peso. O hacer cosas chabacanas, como querer agarrar la picardia de la Lira Popular y hacer ordinarieces. Falta hacerse asesorar, reconocer quiénes son los que saben. Nosotros hemos ofrecido hacer un comité consultor, para evaluar proyectos y no ha pasado nada. Pero sí hay gente que se asesora y hace un trabajo riguroso, como Francisco Gedda, de Al sur del mundo. El nunca dejó de consultar a quienes sabian. Consultaba tanto a los especialistas como a los cultores. Pero en general hay mucha mediocridad, inseguridad, incapacidad de trabajar en conjunto, de recoger la experiencia de otros. Ese es el principal problema.

- ¿Cuáles son las señales positivas que observa actualmente?

- Yo veo por ejemplo, en la música, que las voces nuevas, como Francesca Ancarola y Magdalena Matthey, van mostrando elementos de la música chilena, sin dejar de ser quienes son. La cueca de Roberto Parra, que llevaba medio siglo, se valoriza cuando la toman Los Tres. El propio Roberto Bravo toca un repertorio de música chilena. Por el lado del público, mi experiencia en la Biblioteca, es que nunca hemos tenido rechazo de algún tema que toquemos con el público que viene pasando. La gente tiene ansias de saber, de "volver a pasar por el corazón" como dice la Patricia Chavarria. La gente quiere recuperar la memoria, es su patrimonio. Ahora mismo hay un cantor popular, El Chincolito, que está haciendo, en un local de San Diego un taller de décimas para universitarios. Y se ha llenado. Hay asomo de que esto se va valorando.

     
|
2 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina