+ Rescate
Benito Baranda
Organilleros: la música de nuestras calles
Benito Baranda
Juegos tradicionales
Benito Baranda
Septiembre en Iquique: ¿Mes de la Patria?
Ver todo Rescate
 
Las dificultades de la ley
En Chile hay una ley para las radios de mínima cobertura (que se supone que son las comunitarias). En esa definición hay un problema de criterio. Que sea comunitaria o no, no se define por la capacidad técnica de la radio. Radio Tierra está en una franja am que se escucha en todo Santiago lo cual supuestamente la definiría no como una radio comunitaria. Sin embargo, por su quehacer y su línea editorial, podemos perfectamente referirnos a ella como una radio comunitaria.

El tema que se necesita debatir a nivel nacional y que aparece aquí es el problema de la asignación del espectro radioeléctrico que en nuestro país está orientada en un 98% a la empresa privada. Podemos preguntar, ¿Qué asociación en el país, aparte de las universidades o La Morada tiene una radio? No hay. Lo que sí existe son las radios comerciales instaladas en la banda am o fm a lo largo de Chile.

Las radios comunitarias o de mínima cobertura tienen que cambiar su concesión cada tres años y las comerciales lo hacen cada 25. Éste es claramente otro inconveniente del marco legal. Lo que nosotros, como asociación, queremos este año es proponer cambios y convencer a la autoridad que se deberían aumentar la cantidad watt para que las radios sean de carácter normal. No puede ser que una radio llegue sólo a una cuadra. Otros cambios necesarios se refieren a: vender publicidad en la comuna y, también, que se amplié el plazo de tres años para el cambio de licitación.

Artículos Recomendados
- Radio Estrella del Mar: el espejo de los chilotes.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Marzo 2004

Entrevista con Pía Matta, Directora del capítulo Chile, de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, AMARC

Voces ciudadanas (continuación)
 

La fuerza de lo pequeño

- ¿Generando cambios de comportamiento, de hábitos ciudadanos, desde lo micro?

Claro, porque cada vez lo pequeño, lo particular, va a ir teniendo más importancia en un mundo globalizado. Para saber lo que pasa en La Legua no serán los canales de televisión abierta quienes conocerán una determinada noticia primero, mucho antes lo va a saber la radio comunitaria. Porque al final la gente que vive en La Legua, cansada de que los estigmaticen no confía en cualquiera y dice: "cuando había dictadura éramos terroristas y ahora que hay democracia somos todos narcotraficantes". Así con esos estereotipos no se puede crear un diálogo y ellos, en general, se sienten mucho más identificados con su canal local que con otro de la televisión abierta. Y quienes viven en La Legua son personas, no son todos narcotraficantes ni habrán sido todos terroristas. La radio comunitaria tiende a objetivar la realidad y a otorgar un abanico más amplio de significantes para sus propios protagonistas, los pobladores.

- ¿Y en ese tema en qué más crees que contribuyen las radios comunitarias?

Yo creo que en eso las radios son por su naturaleza, constructoras de ciudadanía, de democracia, de participación. Y creo que son poco reconocidas, no sólo por el afuera sino también por sí mismas. Hay un proceso de incorporación y de participación que falta en estas radios, por parte de sus mismos gestores.

- ¿Entre los mismos que generan las radios?

Exactamente. Una radio comunitaria es una radio de propiedad colectiva, es una radio del lugar. Tiene un tipo de gestión particular en la búsqueda de recursos que no sólo se relaciona con la venta de publicidad sino que tiene que ver con hacer proyectos, buscar asociados y formas de autofinanciamiento.

- ¿Y cómo se puede dar cuenta de esa diferencia en el tipo de gestión?

Si una radio comunitaria opera igual que la radio comercial de la esquina, simplemente no funciona. Insisto, lo comunitario no está puesto por la capacidad técnica sino por su forma de funcionar, como ésta sobrevive y se mantiene. Muchas radios comerciales son un aporte local, regional. Pero a mí me da la impresión de que las radios en Santiago son más bien un negocio, porque tienden hacia una sola forma de programación, a un tipo de música, a una modo de hablar.
Eso es dicotómico con la búsqueda de identidad y autonomía. Cómo va a ser posible que en Chile todos hablen de la misma manera. Eso coarta una forma de libertad e iguala los lenguajes... y los lenguajes hacen la democracia también.

- ¿Puedes citar un par de ejemplos en los que se ilustre el impacto de las radios comunitarias en su entorno?

La radio El Encuentro de Peñalolén (www.elencuentro.cl) es una radio que transmite todo el día en la comuna, logrando un gran desarrollo. De hecho cuenta con un centro comunitario, un Telecentro, en el que trabajan cerca 50 colaboradores de la comunidad y tienen los más diversos programas, desde emisiones de música (la salsa es lo más recurrente) pasando por historias del barrio, el ya famoso jardinero que es el mejor locutor de deportes, etc. La radio ha sido fundamental para la red de democratización de ese sector de Santiago.

La radio de La Legua es lo mismo, es una radio que tiene un centro cultural de jóvenes y además tiene un canal de televisión. Ese Centro cultural tiene que ver con la historia de esa población, que en sus inicios fue una toma, que ha pasado desde una estigmatización a otra, entonces ahí también hay otra historia singular y destacable.

Otra iniciativa importante la constituye la radio Estrella del Mar, que en realidad agrupa 8 radios en distintas islas de Chiloé, las cuales han incidido enormemente en los debates públicos de distintas iniciativas que afectan al sector.


- Radios comunitarias
- Ley gestionable
- Micro impacto
- La fuerza de lo pequeño

                 
|
| |
4
|
5 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina