Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /
Abril 2008
Paz Errázuriz
Homenaje a los últimos kawesqar

 

Tras más de una década de iniciado su trabajo retratando a los kawesqar de Tierra del Fuego, la fotógrafa Paz Errázuriz plasmó en el libro "Kawesqar, hijos de la mujer sol" el espíritu de los últimos miembros de esta etnia en extinción. Parte de estas imágenes ya habían sido expuestas por la artista en la exposición "Nómadas del Mar", en el Museo Nacional de Bellas Artes y también, algunas fueron recogidas en su muestra retrospectiva en la sala de Fundación Telefónica.

Por Rosario Mena

Revisa el álbum

Desde 1994 hasta 2002 la destacada fotógrafa chilena Paz Errázuriz, se dedicó a retratar a los últimos representantes de la etnia kawésqar, también conocidos como alacalufes, la única que subsiste de todas las culturas originarias de Tierra del Fuego, cargando con la "dramática condición de grupo étnico en extinción". Con textos del etnólogo Oscar Aguilera, este trabajo es recogido en el libro "Kawesqar, hijos de la mujer sol", (Lom 2007).

"He querido hacer una pequeña historia fotográfica sobre las últimas personas de raza pura de la etnia kawesqar", señala la artista. El modo en que concibe su oficio, como un pacto entre fotógrafo y fotografiado, determina en gran medida la escenificación de los retratos, que ella califica de "solemnes", y en los que aparecen "las personas que quisieron que yo las fotografiara". Varios de ellos hoy fallecidos y a quienes presenta sus respetos, dedicando su trabajo a la kawesqar Fresia Alessandri Baker: "Fue ella quien me dirigió la mirada hacia esos canales y luego hacia las demás personas de su pueblo, la Patagonia occidental chilena".

Fue el conocimiento de la existencia de Fresia Alessandri, lo que condujo los pasos de la fotógrafa a Puerto Edén, una de las últimas alacalufes, que vivía aislada en una reserva. "Lo que me cautivó fue el hecho de que fuera mujer y, además, vieja. Una navegante solitaria que ha tenido un instinto tremendamente fuerte de sobrevivencia. No se dejó contaminar por nada y no la manda nadie", ha señalado la artista.

"Paz en esta obra juega con las emociones del observador a través de estas imágenes desplegadas, pues surgen sensaciones a los ojos de quien las observa y les da un sentido y significado particular", dice Aguilera en su presentación, destacando que cada uno de los retratos de la artista encierra toda una historia. El libro incluye imágenes del paisaje, con el fin de contextualizar a los personajes en su singular y extremo medio ambiente, e invitar a penetrar en su mundo desconocido. Su mirada revela la feroz paradoja de la existencia de quien es conciente, en pleno siglo XXI, de la muerte de su cultura y su historia.

 
Subir
1 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: