Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 /
Noviembre 2006
Cristián Valdivia, director del canal Señal 3 de La Victoria
Haciendo televisión participativa (continuación)

 

- Son un patrimonio los modos de relacionarse y de participar...

- La metodología de la organización. Aquí por cualquier cosa se organiza la gente. Tuvimos el problema del plano regulador. Querían expropiar unas casas de la avenida central que es la 30 de Octubre y la gente se organizó y dijo que no. Había gente que estaba interesada en vender. Como los ancianos que ya quieren vivir tranquilos, porque el sector tampoco es tranquilo. El sector vive bajo tensión. Tenemos vigilancia de carabineros 24 horas al día. Cualquier actividad que se desarrolle hay que informarle a carabineros. Si no se avisa llegan los pacos. Eso es una amenaza, porque nosotros respondemos a la junta de vecinos, ellos son los que tienen que pedir los permisos. Los carabineros tienen sus deberes y sus derechos, uno de sus deberes es no meterse con la comunidad a instigar. Porque todavía existe el miedo. Existe una tensión que proviene de los ’80. Y también existe el narcotráfico, aunque el consumo es menor que en otras poblaciones.


- ¿Tu crees que la gente está consciente de lo implica un plan regulador?


- Sí están conscientes, porque si hubiese seguido el proceso habrían derrumbado esas casas y hace un año se habría metido una carretera por aquí. Para impedirlo se hicieron cabildos. En esta problemática el municipio estaba informando sobre cuáles eran sus beneficios, qué iba a ganar. Es que aquí cerca se quiere hacer el Portal Bicentenario. Todo este sector va a quedar cerca, entonces van a subir de precio los terrenos. Y además se ve fea una población entre medio de un sector de edificios con parques bonitos.


- ¿Qué posibilidades tienen los niños de hacer su propia televisión?


- Hay un ciclo que está terminando ahora, duraba 6 meses. Se probó con un taller de niños. Se les enseñó a usar la cámara y los controles; a hacer entrevistas y dominio escénico. Así los cabros chicos no le tenían miedo a la cámara y tampoco pintaban el mono, sino que la cámara era una amiga más. Entonces ellos se desenvolvían en una conversación normal. Algunas veces se emitía en vivo y otras veces se grababa.


- ¿Tienen algún espacio de utilidad pública?

- Tenemos un espacio que se llama La Muralla. Ahí sólo se pone texto en power point. Aparecen mensajes como “arriendo mi casa, llamar a tal teléfono…”, “se me perdió el perrito”, o se informa sobre la realización de una rifa o un bingo. A veces también proyectamos en la calle. Entonces la gente ve la señal en la calle y mientras, conversa. Ven al chiquillo grabando y mientras, van a la feria. Gracias al barrio no nos han venido a fiscalizar los equipos. Sin el barrio nosotros no existimos.


Historia de La Victoria

Según las cifras del censo de 1952, Santiago se acercaba al millón y medio de habitantes, su población casi se había duplicado en los veinte años previos. Este crecimiento provenía principalmente de la migración interna campo-ciudad, asociado al impulso de las políticas de industrialización que tendieron a concentrar la población en unos pocos centros urbanos, principalmente la capital. Ya en los años cincuenta, Santiago representaba el 40% de la población urbana del país.

Fue en ese contexto que un 30 de octubre de 1957, un grupo de personas de "El Zanjón de la Aguada" realizó la toma de terrenos que dio origen a la población "La Victoria". Esta ocupación buscaba esencialmente resolver un problema de vivienda. La cohesión de este grupo se sustentaba en los lazos familiares que unían a los pobladores durante este período, así como en la experiencia común de ser "los del Zanjón". Entre los fundadores también se encontraba gente de Lo Valledor, de La Musa, de cités y conventillos.

En sus inicios el Hogar de Cristo entregó las primeras viviendas provisionales. A este apoyo se sumó el de los partidos políticos –principalmente de izquierda- y el de estudiantes universitarios.

Una vez que el Estado determinó no desalojar la población, los comités comenzaron a dividir los sitios, entregándole a cada poblador un área de 8 por 16 mts.

A partir del ‘73, los allanamientos marcaron la vida de los pobladores, quienes bloqueaban las calles para defender a sus familias. El frente Manuel Rodríguez operó a menudo desde La Victoria. En el umbral de las grandes protestas que comenzaron a organizarse a partir de 1983, llegó hasta la población el sacerdote francés Pierre Dubois. Poco después lo secundaría su compatriota André Jarlan. Dubois organizó actividades sociales que rescataron el sentido de unión de los pobladores. El 4 de septiembre de 1984, Dubois encontró el cadáver de André Jarlan. La primera reacción de los pobladores fue quemar la tenencia de La Victoria, pero a poco andar, los más exaltados se encontraron con una silenciosa procesión de luces, con la que los pobladores mostraron su fuerza para enfrentar la adversidad.

 
Subir
1 /  2 / 3 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: