Otros Perfiles
Benito Baranda
Cecilia García Huidobro.
Benito Baranda
Marta Cruz-Coke.
Benito Baranda
Raquel Barros Aldunate.
Ver todas las Perfiles
 
Artículos Recomendados
- Entrega Premio Bicentenario 2003
- Todo sobre el Premio Bicentenario
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Perfiles...

2002


Sara Vial autora de "Valparaíso, el violín de la memoria"

Cronista infatigable (continuación)

Mientras en el Bar Roland y en "Los 7 espejos" la escritora y periodista compartía en los años 70 con Camilo Mori, Francisco Coloane, Juvencio Valle, y tantos otros, los cantores populares del puerto fueron invitados en el 64 a la fiesta de su matrimonio, celebrada en la misma vieja casona del Cerro Alegre, donde vivió hasta dos años después de casarse. Gran amiga de María Luisa Bombal, Sara Vial se filtró fortuitamente en la nata de la intelectualidad de la época, recibiendo la bendición iniciática de Pablo Neruda, quien prologó su primer libro de poesía "La ciudad indecible" en el año 58. "Desde entonces me lancé al optimismo poético. Escribo poesía y creo en ella aunque no venda".

"Mi nostalgia de Valparaíso es cosa seria" afirma decidida esta periodista obligada por el destino y el público a escribir sobre esta ciudad. Es así como desde sus envíos gratuitos al diario La Nación de Santiago, del cual era corresponsal en los años 60, hasta sus actuales columnas en La Segunda y en la Estrella de Valparaíso, Sara Vial ha ido construyendo el diario de vida de Valparaíso a través de sus crónicas íntimas y cotidianas. "Cuando era corresponsal yo tenía que mandar las noticias. Había hechos tan poéticos, como por ejemplo la varazón de los delfines, entonces junto con la noticia, hacia una columna con el tema dentro de mi sección que se llamaba El Puerto. Mi pasión por la crónica viene de mi lectura de cronistas notables como Andrés Bello o Daniel de la Vega".

Los noventa y un relatos de "Valparaíso, el violín de la memoria", se confabulan para revelar la magia y desentrañar la historia de una ciudad plagada de hitos culturales y obras relevantes, cuya identidad, sin embargo, en opinión de la autora, se debe sobre todo al poético matrimonio entre el mar y los cerros y a la graciosa y desordenada configuración urbana: "El ser una ciudad portuaria, ya define mucho a Valparaíso, puesto que su identidad viene del mar, que le presta una magia particular, asomado a todas sus ventanas, puertas y callejones de los cerros, que, a su vez, son otra de sus características fundamentales. Por ello es que aún la pobreza de los cerros más pobres se alegra con esa riqueza natural que parece enviarle en cada bocanada un mensaje de belleza y esperanza. Ciudad de escaleras sin término, de esquinas y ángulos que parecen siempre nuevos, de casitas que se sostienen en una nube o saltan de un cerro a otro como ardillas de colores. La belleza de esta ciudad es la belleza de la poesía y el desorden plástico-arquitectónico que forma, sin embargo, una armonía que sólo se rompe con la introducción de elementos modernos mal ubicados, como torres y edificios de mal gusto y muchos pisos".

     
|
2 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina