Arturo Navarro
 
Otros Perfiles
Benito Baranda
Cecilia García Huidobro.
Benito Baranda
Marta Cruz-Coke.
Benito Baranda
Raquel Barros Aldunate.
Ver todas las Perfiles
 
Artículos Recomendados
Conoce la Corporación del Patrimonio Cultural de Chile
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Perfiles...
Julio 2002

GESTORES CULTURALES
Arturo Navarro, Director del Centro Cultural Estación Mapocho:


Por el hábito de la cultura
Por Rosario Mena

Combinando la sociología con la comunicación, la perspectiva cultural y el trainning comercial, el periodista y sociólogo Arturo Navarro, miembro de la Asociación Nacional de Gestores Culturales, se ha destacado en el mundo de la cultura por una eficiencia basada en la articulación de iniciativas y recursos, inserta en la lógica del libre mercado. Secretario Ejecutivo de la Comisión Presidencial de Infraestructura Cultural, académico y asesor en diversas intancias nacionales e internacionales, como Presidente del Centro Cultural Estación Mapocho ha logrado convertir al patrimonial edificio en un emblema de gestión, dentro del cual ha dado forma a su particular inquietud por la generación de espacios, infraestructura y hábitos de consumo cultural.


Desde que la antigua Estación Mapocho se convirtiera en popular Centro Cultural, Arturo Navarro ha llevado sus riendas. De eso han pasado más de diez años, tal como lo pronosticara una tarotista en la lejana ciudad de Jerusalén, en donde Navarro se encontraba representando al gobierno con ocasión de una feria internacional del libro. "Me dijo que un señor rubio me iba a ofrecer un trabajo que me iba a gustar mucho y me iba a durar mucho tiempo". El señor no era precisamente rubio, sino colorín. En cualquier caso, la oferta del ex alcalde de Santiago, Jaime Ravinet, cayó como anillo al dedo de este sociólogo, periodista y empresario de la cultura, forjado en emblemáticos proyectos comunicacionales como la Editorial Quimantú, la revista Apsi, el suplemento literario del diario La Epoca, la editorial Planeta. "No tuve ninguna duda. Dije: esta pega es para mí. Como que el proyecto ya estaba dentro de mí. Me dijeron que había que autofinanciarse y yo dije, ok", comenta Navarro.

La exitosa administración, complementado iniciativas de índole tanto comercial como cultural y de beneficiencia, ha logrado atraer el volumen de recursos necesario para mantener el Centro en permanente actividad, desarrollando proyectos acogidos a la Ley de Donaciones y realizando eventos de amplia convocatoria y difusión. Su modelo de gestión se ha convertido en paradigma de la política cultural propugnada por el Presidente Lagos, lo que ha motivado algunas de las múltiples y diversas críticas a la llamada "nueva institucionalidad cultural" que propone el gobierno. "Bueno, hay una voluntad del presidente Lagos de impulsar la infraestructura cultural en Chile. Y me nombró a mí Secretario Ejecutivo de la Comisión Presidencial de Infraestructura Cultural".

La idea, en todo caso no es hacer "estaciones Mapocho" en todo Chile, "como algunos han interpretado muy burdamente", sino "introducir en la lógica del Estado la lógica de la gestión cultural privada, para crear y desarrollar nuevos espacios culturales. Eso debe adaptarse a la realidad de cada región y ciudad. En algunas partes habrá que hacer un museo totalmente financiado por el Estado, en otras habrá mayor capacidad para captar recursos privados. Probablemente en las regiones con menor desarrollo se requiera más apoyo estatal y en otras, donde hay empresas, como las mineras de la segunda región, su aporte tiene que ser protagónico. Lo importante es que exista un plan de gestión, y que los recursos se destinen a él", acota Navarro.

Plan que en su opinión debe concebir el financiamiento a través de un triángulo constituido por el público, el Estado y la empresa privada, de modo de garantizar la libertad y el desarrollo cultural: "La base de la cultura es la libertad, mientras más libres seamos, más se desarrolla la cultura. Yo no creo que la cultura se desarrolla en la opresión, como afirman algunos. La libertad puede ejercerse cuando hay un financiamiento adecuado, compartido entre el estado, los empresarios y el público, para que no dependa de ninguno de los tres. No hay una sola fórmula. El asunto es cómo lograr atraer recursos de estos tres puntos, para que la cultura sea cada vez más libre".

 
subir
         
< 1
|
|
3 >
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos  
Un Sitio