Nuestra Gente
Inicio/Notas y Reportajes/Nuestra Gente...
1 / 2 /
Diciembre 2008
Maestro Nene, compositor de huesos
Reparador de huesos y almas (continuación)

 

"Soy amigo del cura de Malloco, yo iba allá a ver al niño y lo fui conociendo. Y me decía: pero si en El Monte está San Francisco. Si, le decía yo, pero yo voy un domingo a San Francisco y otro al niño. Tienes fe, me decía". La virgen de Fátima es otra de sus devociones: "Yo le pedí dos hijos hombres primero y después dos mujeres. Y así me los dio. Despues tuve una hija muy enferma. Ya no sabíamos qué hacer con ella. La hospitalizamos en Santiago, hicimos todo. La llevamos a varios especialistas. La virgen me dijo el nombre del doctor donde tenía que llevarla. La llevamos y él la curó".

Conservar las tradiciones del campo es una de las grandes motivaciones del Maestro, que cultiva dotes de payador y no espera que se lo pidan para lanzarse a hilar versos. "Soy compositor de huesos y de payas", declara con orgullo. Los recuerdos de su infancia campestre aún lo reconfortan. "Cuando cosechábamos las papas teníamos que pasar la noche para cuidarlas. Entonces hacíamos un fuego ahí mismo y asábamos zapallos, papas, cebollas y ahí comíamos. Era bonito", recuerda con satisfaccion. Transmitir el oficio de compositor a alguno de sus nietos es una misión que ya se está cumpliendo. "Mi abuelo me dijo: alguno de tus nietos se va a interesar y también va a ser compositor. Y ya hay uno chiquitito que anda siempre mirándome. El va a ser".

Sin descalificar el conocimiento de los médicos, el Maestro ofrece su ayuda a quien lo solicite "lo que pasa es que los médicos enyesan. Ellos tienen sus estudios y sus técnicas. Cuando hay quebradura, no queda otra. Pero cuando hay torceduras, esguinces, incluso varios médicos me han mandado pacientes". Basándose en su genuina sabiduría, y siguiendo el consejo de su abuelo, el Maestro no necesita cobrar por su trabajo. La buena voluntad y la eterna gratitud son recompensas mayores, que le garantizan una vida feliz y sin necesidades, sustentada en la solidaridad comunitaria e iluminada por la fe. "Yo me siento feliz si puedo ayudar. De una y otra manera la gente responde y gracias a Dios vivimos tranquilos. Nunca nos ha faltado nada".
 
Subir
1 / 2 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: