Link Recomendado
- Especial de belleza: Lindura Criolla.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 /
 
Los 80 en el puerto mayor (continuación)

 

En el extremo norte de la ciudad, la Zofri y su carnaval de baratijas ponía en duda una forma de vida comunitaria. En el extremo sur, en el Estadio Municipal, y domingo por medio, los iquiqueños reactualizábamos, ese espíritu de caleta que tanto nos identificaba. Dos polos opuestos que, sin embargo, con el tiempo no se tensaron, sino que se combinaron en la tensión paradójica de la caleta/puerto. Deportes Iquique expresaba la primera, mientras la Zofri, la segunda.

Los años ochenta en Iquique fueron de abundancia. Los equipos de sonidos, los televisores, las sábanas y un sin número de baratijas le otorgaron a los hogares de la ciudad un aire especial. Era como si el salitre hubiese renacido. Pero también, el dolor se desplazaba casi clandestinamente por las calles aún con veredas de maderas. Los muertos de Pisagua y los desaparecidos clamaban por un funeral como Dios manda.

Emmanuel cantaba su "ahora me voy, no me lo repita" y Giani Bella, quería cantar sólo en el piano y que nadie lo molestara. "Frecuencia Mood", dos mujeres, como si nadie les creyera, interpretaban el "Yo soy una dama". Serrat nos entibiaba las tardes de otoño con su "En tránsito" mientras que Patricio Manns, desafiaba con su tema "La muerte no va conmigo".

En el viejo estadio los pacos, cada domingo por medio, eran recibidos con un "Lonquén", "Lonquén, "Lonquén". Y de lunes a sábado, en la Zofri, ya sea en los "módulos de cristal" en las ferias de las decenas que se abrieron, o bien sobre el cadáver de la cancha del Iquitados, al comprar, gritábamos: "Taiwán", "Taiwán", "Taiwán".

En los ochenta además, empezaría a nacer ya sea por la expulsión de los habitantes pobres de Iquique, o bien por las tomas de quienes venían de otros lugares, Alto Hospicio. Los años 80, en el mes de enero, una fuerte explosión nos despertó, eran las bombas de racimo de Cardoen.

Desde el hoy de este siglo que recién tiende sus hojas del calendario, los ochenta en Iquique, son una mezcla entre la abundancia oferdada pr la Zofri, y la ausencia de los fusiladaos en Pisagua, los desaparecidos y los exiliados, entre lo popular simbolizado en "Deportes Iquique" y la bohemia desenfrenada. Del otro Iquique, aquel que brindó con champagne para el 11 y que se enriqueció con la Zofri, poco se sabe.

 
Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: