Archivo  Fotográfico de Chilectra
 
 
Otras Columnas

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Por qué nos llamamos Chile
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Instituto Nacional de Estadísticas, INE.
- Conoce los resultados del Censo 2002 a través del INE.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Mayo 2002

Especial día del trabajador:

El gran salto de los trabajadores (continuación)
 

Hay autores que se preguntan con cierta perplejidad, cómo fue que estos antiguos inquilinos, cambiaron de la noche a la mañana el respeto reverencial y la lealtad absoluta al patrón, por el anarquismo y el socialismo. Porque lo cierto es que la influencia de los obreros europeos, no hubiera cundido si es que no cae en un terreno fértil.

Al parecer, el cambio desde la condición del inquilinaje - que era fatal e inamovible - a la de trabajador asalariado independiente, fue demasiado violento. Uno de los traumas del cambio fue encarar problemas de alimentación, salud y vivienda que antes estaban de buena o mala manera resueltos en la hacienda. Como no tenían ningún tipo de protección ni previsión, los trabajadores comienzan a organizarse, y se multiplican entonces las sociedades de socorros mutuos, que habían aparecido tímidamente a mediados del siglo XIX, entre los gremios de tipógrafos, sombrereros y otros oficios.

Luego aparecieron las mancomunales para conseguir "el mejoramiento económico, social e intelectual del obrero" Es importante este último aspecto, ya que se inició el desarrollo de toda una cultura proletaria, que se manifiesta en el teatro obrero, la poesía popular y la prensa de los trabajadores, además de escuelas nocturnas y hasta universidades populares, con colaboración de profesores primarios y de escritores como Víctor Domingo Silva. Así, los trabajadores adquirieron cohesión, identidad y llegaron a convertirse en un actor político y electoral al que todos los gobiernos debieron considerar.

Fueron estos movimientos políticos y culturales de los trabajadores, en alianza con los sectores medios emergentes, los que a partir de las primeras décadas del siglo XX consiguieron crear en Chile una legislación social y del trabajo, y luego sistemas previsionales y de salud, que se contaron entre los más avanzados y eficaces del continente. Al mismo tiempo, la instrucción primaria obligatoria y la educación pública, no sólo contribuyeron a dar calificación al trabajador, sino que se convirtieron en medios efectivos de ascenso social.

Hoy, aquella cultura proletaria, que floreció tanto entre los mineros del salitre y del carbón, como entre los ferroviarios, tranviarios y sindicatos fabriles, que se manifestó en las filarmónicas y los Ateneos obreros, se ha diluido en la cultura de los medios masivos de comunicación. Las identidades se construyen ahora ya no desde la condición de productor, sino más bien desde la de consumidor, y vemos a los obreros de la construcción, después de la jornada laboral, comiendo en los Mac Donalds, vestidos con bluyines, casacas y zapatillas importados. En ellos ya no queda nada del inquilino que se quitaba la chupalla y bajaba la vista ante la presencia del patrón. Parece que hemos llegado al fin de un proceso de modernización que se inició después de la Guerra del Pacífico.

 
subir
     
|
2 >
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina