Haz click para ver + fotografías

Mario Rojas tocando con el legendario Tío Roberto, quien acuñó la denominación de cueca chora para un estilo de cueca urbana que rescata su procedencia rural.

 
Carátula del disco del conjunto Los Chileneros, inspiradores del documental La cueca brava del Nano Núñez.
 
+ Rescate
Glosario cuequero
Encuesta a expertos: Las mejores cuecas.
Conversación con Roberto Parra: Cómo llegó a San Antonio.
Ver todo Rescate
 

Artículos Recomendados
- El sitio de Mario Rojas.
- Cuecachilena.cl
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
 

Mario Rojas:

"No tener onda con la cueca no es sinónimo de ser antipatriota" (continuación)

- ¿Cuáles son tus objetivos?

- Realmente, muy desde el comienzo del sitio web mi objetivo ha sido inyectarle un poco de glamour al cuento de la cueca, hacerla taquillera. Que exista un circuito real de adeptos y apasionados por el tema, con su respectivo código de valores, sus estrellas cuequeras. Una subcultura social y cultural con un particular estilo de oir y entender la música. Como sucede con el jazz, con el rock, con el country... el tango, el flamenco, la salsa, qué sé yo, con toda la música popular. Creo que eso está pasando ahora. No por mis méritos, sino porque se han ido dando las condiciones. Me gusta que eso suceda. Sobre todo cuando estamos reunidos personas que entendemos claramente los códigos del canto cuequero, que sabemos cuándo y cómo debe entrar cada cantor, quien lo hizo bien y quien lo hizo mal, quien sabe más versos y tiene mejor "pito" (voz), etc. Así nos han enseñado los maestros (Nano Núñez, Fernando González Marabolí) que era en alguna época de oro de la cueca. Revivir esas situaciones es una experiencia casi mística para quienes disfrutamos de esta música. Obviamente que la gran masa no tendría idea de qué estamos hablando. Y eso no tiene nada de malo.

- ¿Cuándo y cómo surge en tí la inquietud por la cueca?

- Siempre me ha gustado, siempre. Aunque no siempre la he tocado. Las primeras cuecas que aprendí en la guitarra fueron "El chute Alberto" y "El sacristán vivaracho" de Roberto Parra, por allá por los años 60's. Luego no toqué cuecas por muchos años hasta que conocí personalmente a Nano Núñez a finales de los 80's.

- ¿Crees que hay exponentes del folclor que definitivamente han destruido el espíritu de la cueca?

- No me atrevería a acusar a nadie en particular. Ni siquiera me atrevería a afirmar que eso sea una realidad. Más bien creo que el espíritu de la cueca se ha visto afectado por el permanente rechazo de un Chile ilustrado e institucional a los valores culturales del roto y/o el mestizo. No es nada nuevo, es una dialéctica permanente a través de nuestra historia. Hay períodos en que nacen ciertos sentimientos un poco paternalistas de aceptación de la "rotería" por parte del Chile culto, pero son siempre efímeros. La cueca petenece a ciertos márgenes culturales y sociales desde sus orígenes, y seguramente seguirá así por mucho tiempo. En los estratos sociales más bajos está su sustento, eso es indiscutible.

- ¿A qué folcloristas y cultores admiras más y por qué?

- Cómo no admirar a Violeta Parra, si se trata de folcloristas y creadores.
Cómo no admirar a Víctor Jara, Patricio Manns, Rolando Alarcón, Angel Parra. Fue Angel quien volvió famoso al tío Roberto en los años sesenta. Y el tío fue muy famoso, todo un personaje del folclor, de la mano de su sobrino, que grabó con él "Las Cuecas Choras...", un disco histórico. En cuanto a la cueca brava, todo este gran descubrimiento que hemos hecho los últimos años de Los Chileneros, es parte de un proceso comenzado por Héctor Pavez, Gabriela Pizarro y Margot Loyola en los años sesenta. Ellos fueron fundamentales en la primera grabación del grupo liderado por Nano Núñez, en 1967. También el grupo Aparcoa, estudiantes universitarios que reprodujeron a la perfección este estilo "chilenero" de cantar cueca brava, a principio de los setenta y salieron segundos en Viña del Mar con una cueca del mismo Núñez (1972). Es decir, tras este oscuro paréntesis histórico que todos conocemos, hemos salido a extender puentes para retomar la tarea emprendida por todos los que he mencionado. Cómo no sentir respeto y admiración por cada uno de ellos. Dentro de los cultores cuequeros, que todos admiramos, yo tengo a tres personajes que ya no están con nosotros, pero que a mi modo de ver representan lo profundo del espíritu cuequero en cuanto al arte de cantar e interpretar. Ellos son el cantor y pianista de Los Chileneros Raúl Lizama (el Perico Chilenero), el guitarrista Humberto Campos y el acordeonista Segundo Zamora. Los dos últimos fueron compadres de mi viejo, y tuve el placer de escucharlos y admirarlos cuando era muy niño. Perico falleció hace pocos años, alcancé a ser su amigo personal. Un tipo reservado de un talento innato para el canto y de un estilo incomparable en el piano. Así me gusta la cueca a mí, interpretada por maestros en este arte, por favor no me presenten cantores que tocan y cantan mal, que tienen letras picantes o humorísticas (tipo Guatón Loyola), por muy entretenidos que sean. Esa cueca no es mi cueca.

     
|
2 >
subir

Septiembre 2003

     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina