+ Rescate

Germán del Sol, creador de los hoteles Explora.

Hotel Nogueira
Jaun Pablo González, investigador de música popular.
Ver todo Rescate
 
Te Recomendamos
- Las heridas del amor: María Luisa Bombal, Violeta Parra y Manuela Rebolledo, protagonizan dramáticos sucesos pasionales.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Enero 2005


Desaperido hotel

Apuntes sobre el Crillón

Alojamiento de grandes estrellas; punto de encuentro del glamour y la bohemia; centro de conversación de intelectuales, políticos y empresarios; escenario de novelas y de trágicos sucesos, el antiguo Hotel Crillón de la Calle Agustinas, hoy convertido en galería comercial, fue durante la primera mitad del siglo XX protagonista ineludible de la vida social santiguina.

Fuente consultada "El Santiago que se fue", de Oreste Plath
.



Construido entre 1917 y 1919 el edificio del Hotel Crillón, hoy transformado en galería comercial, fue en su origen residencia de la familia Larraín García Moreno. Bautizado primero como Hotel Savoy, el Crillón fue conocido en todo el continente. Sus elegantes salones fueron, en los años 30, epicentro de recepciones sociales, mientras que en su famoso bar se reunían diariamente los habitué (exclusivamente hombres) que ya contaban, en algunos casos, con su propia casilla de correo en el lugar. "Era muy apreciado su grill, donde los hombres iban a tomar el aperitivo. Muchos iban todos los días, en la mañana y en la tarde. Cuando más concurrido estaba era los sábados por la mañana", cuenta el banquero don Germán Hevia, uno de sus clientes en la década de los 40.

El hotel, que contaba con todos las comodidades de un moderno recinto, se caracterizaba por su esmerada atención, a cargo de camareras expertas. Comedores amplios y bien decorados, tanto cerrados como al aire libre, en donde se servía comida francesa e internacional, eran valorados por el público exigente como la mejor opción para un encuentro. En su salón de té se reunían más de 600 personas al día.
Faisán o venado eran parte de las exquisiteces que ofrecía su cocina una vez por semana. Entre sus chefs destacó Carlos Aranda, quien difundió por entonces la comida típica chilena en Europa, cocinando para grandes personalidades de la época, como el Presidente estadounidense Eisenhower o el mismísimo Cantinflas.

     
< 1
|
 
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del