Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate/Perfiles...
1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 /
 
Isabel Parra:
"La historia pondrá las cosas en su lugar" (continuación)

 

"Pasemos a otra cosa"

- Bueno, también hay un tema de mercado. Allá hay espacios para todos los públicos y todos los estilos…

- Claro, aquí todo es restringido, chiquitito. Por no decir mezquino.

- De partida aquí la gente después de los 30 no va a recitales. Los que van son los adolescentes. Ellos tienen una cultura musical popular…

- Así es. Una va replegándose sobre sí misma.

- ¿Por qué tanto? Pienso que hay harta gente interesante, pensando, trabajando en temas de identidad cultural. Quizás falta la conexión…

- Es que estamos desconectados. Cuando uno canta se produce una empatía misteriosa. Esta objeción que yo expongo no pasa por el público, que está ahí, entregado, abierto a recibir y a devolver esos instantes perfectos que se van estableciendo entre nuestra música y ellos. Esa plenitud, esos momentos son indescriptibles. La gente común y corriente es muy agradecida, cariñosa, te escriben cartas, te regalan cositas, te mandan poemas, te dan besos. Los niños cantan mis canciones, los veteranos también. El asombro es constante. Pura vida, puro goce.

- Claro, pero ya no existe la relación que había entre los músicos de la Nueva Canción.

- Nosotros no sólo trabajábamos juntos. Vivíamos pegados unos a otros, con el Víctor Jara, con mi mamá, con Ángel, todo el día, en la Peña, grabando discos, en la casa. Era una relación muy estrecha y muy generosa. Una comunidad. Eso se acabó. Y yo tengo conciencia de que se acabó. Así que pasemos a otra cosa.

- ¿No has encontrado una comunidad en el regreso?

- Tendría que inventarse la casa del artista, que debiera ser como la casa del corazón del creador, la casa de los sueños, la casa de todos los que andan solitarios y dispersos tratando de ganarse el pan. Hay tanta dificultad para que los músicos sobrevivan, es una tarea agobiante, desgastadora. El sistema que vivimos es perverso, todas las relaciones se rigen por las leyes mercantiles y, en ese sentido, las cosas, para mi modo de ver, han empeorado: el pescado grande se sigue comiendo al chico. Los artistas de esta generación deberán encontrar sus propios caminos para defender y dignificar su trabajo.

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: