Basurales en los terrenos de relleno del Parque Forestal, antes del año 1900. Archivo Lisette Balmaceda.
 
Te recomendamos
En el sitio de la Comisión Bicentenario podrás ver un álbum sobre las celebraciones de 1910.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
 
Artículos
Inicio/Bicentenario/Artículos...
 
Celebración del Centenario de la Independencia de Chile:

Inauguración del Museo Nacional de Bellas Artes

Por Paula Fiamma
Nuestros artistas tienen una regia casa, ese Palacio que reúne todas las comodidades y los adelantos en la materia, además de la armonía y belleza de su construcción. Dentro de su recinto se cree estar en Europa, y al asomarnos por los amplios ventanales por donde se filtra la luz suave propicia á los cuadros, vemos las cordilleras de los Andes, todo el hermoso paisaje de nuestro suelo. La fecha de ayer es grande y se señala el día y la mejor y más intelectual de todas las fiestas de nuestro centenario.

El Diario Ilustrado, 22 de septiembre de 1910.


En el lugar sobre el cual a comienzos de siglo existió el lodo, el desecho y los escombros que los habitantes de la ciudad despojaban, ahora existe "la obra arquitectónica y urbana más destacada del siglo"(1). Se trata del Museo nacional de Bellas Artes, un espacio de estilo neoclásico francés, que surgió ante el requerimiento de un lugar adecuado para el desarrollo artístico del país y ante la necesidad de construir un símbolo perdurable, como parte de las celebraciones del centenario de nuestra Independencia.

Los terrenos baldíos que quedaron luego de los últimos trabajos de canalización y relleno del río Mapocho, en su ribera sur en 1892, fueron los escogidos para el levantamiento de la escuela y el Museo de bellas Artes. Según Alberto Mackenna, la superficie escogida (de 24 mil metros cuadrados) era un espacio "destinado al cachureo, en el cual se confundían los perros vagos, los puercos en busca de desperdicios y las mujeres del pueblo que ganaban la vida en esa tarea tan baja (...)"(2).

Mirando Hacia París

En aquellos años gran parte de los futuros arquitectos chilenos aspiraban a estudiar en la "ciudad de la luz" para conocer las técnicas más modernas y apreciar desde su cuna el estilo que más agrado ejercía en las autoridades y habitantes de Santiago. Consecuentes con esta premisa y ante el advenimiento del Centenario de la Independencia, el Estado de Chile convocó a un concurso internacional para la edificación del Museo; el jurado -integrado por Rafael Errázuriz, Augustín Matte, Juan Luis Sanfuentes y Ramón Subercaseaux- favoreció el proyecto presentado por Emilio Jecquier, arquitecto titulado en la escuela de Bellas Artes de París.

Haciendo eco del guto de la época, Jecquier tomó el recorrido interno y la fachada principal del Museo Petit Palais, de la capital francesa. En relación a su aporte una nota de la revista Zig-Zag, publicada el 30 de julio de 1905, señalaba: "nos ha traído una nota de refinamiento, de esa exquisita elegancia clásica, pasada a través del gusto moderno, que está haciendo furor en París la ciudad más artística del mundo".

La consecución de esta empresa exigió del gobierno el aumento sustantivo de los fondos asignados inicialmente. El presupuesto que en 1905 fue de $495.310 de la época se elevó, al concluir el proyecto, a $22.100.000, pues los costos de la edificación fueron incrementándose a medida que la obra se desarrollaba.

 
subir
         
< 1
|
|
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos  
Un Sitio