Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate/Perfiles...
1 / 2 /
Luis Enrique Délano

Navegando entre letras y pinceles (continuación)

 

Pronto, la conciencia de la realidad dejará atrás la actitud imaginista, para dar paso a una literatura comprometida con las problemáticas sociales, como se observa en su novela Puerto de fuego, publicada en 1956, que narra la lucha por la organización sindical de los trabajadores en defensa de sus derechos y contra el abuso de la clase empresarial. Integrado activamente a las filas del Partido Comunista, su producción literaria se orienta cada vez más definitivamente hacia el ensayo político. En 1958 publica La base, donde describe la llamada "Batalla de Santiago", del 2 de abril de 1957, cuando los militares obedeciendo órdenes del general Ibáñez del Campo reprimieron violentamente a los estudiantes, trabajadores y partidos de izquierda que protestaban contra las alzas de los precios. Délano también contribuyó a la preservación del patrimonio literario nacional, con la compilación de diversas antologías de escritores nacionales y un número importante de traducciones de autores extranjeros.

La pintura y el periodismo, fueron caminos que recorrió con tanta solidez y honestidad como la literatura. Escribió en El Mercurio, Zig-Zag, y revista En viaje y fue editor de las revistas Ecran (1937-1939), Qué hubo (1939-1940) y Vistazo (1952), además de miembro del comité editorial de la revista Letras, publicación del grupo imaginista. Una trayectoria que en 1970 le hace merecedor del Premio Nacional de Periodismo. Destacado personaje público, desempeñó cargos diplomáticos como cónsul de Chile en México, entre 1940 y 1946, y en Nueva York, entre 1946 y 1949; y como embajador en Suecia y otros países escadinavos entre 1970 y 1973. Tras una vida intensa y aventurera, exiliado en dos oportunidades, Luis Enrique Délano falleció en 1985, un año después de ser autorizado para regresar a Chile. Su obra Aprendíz de escritor, que a través de recuerdos cuenta el mundo que conoció el autor entre los 17 y 27 años, fue editada póstumamente.

Es la pintura, a todas luces, su más íntima búsqueda, y la faceta que menos lo define públicamente y aunque reducía a hobbie su talento, definiéndose como "pintor de día domingo", sus óleos, acuarelas, tintas y otras pinturas, conforman una colección de más de cien obras. Un talento desbordante y multifacético, que marcó la cuna de nuestro escritor Poli Délano, cuya madre Lola Falcon fue una fotógrafa de notable sensibilidad con estudio propio en Santiago. Entre sus amigos y maestros se contaron figuras tan destacadas como Carreño y Tótila Albert, quien moldeó en yeso las cabezas del matrimonio que hoy descansan en la casa junto al mar.
 
Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: