El Valdiviano realiza revive su antiguo recorrido los fines de semana de verano, gracias a la iniciativa de la Asociación Chilena de Conservación del Patrimonio Ferroviario en Valdivia.
 
Te Recomendamos
- Enfoques Anteriores
- Sección de Educación Patrimonial

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Enfoque
Inicio/Opinión/Enfoque...
Junio 2003
Patrimonio Ferroviario:
Trenes de la nostalgia

"En el siglo XIX el ferrocarril fue el símbolo del progreso, y de la fe ilimitada en el luminoso porvenir que la revolución industrial traería al mundo. Luego se convirtió en símbolo del viaje, de la vida, y de la caducidad y la herrumbre con que carcome el tiempo", dice Darío Oses en su columna publicada en nuestro sitio.

Lo que asombra es la rapidez con que se produce la transformación de una imagen de futuro y porvenir en otra de pasado y olvido. En menos del tiempo en que transcurre una vida humana la cultura de viajar en tren se esfumó como el humo de las locomotoras hasta quedar reducida a unos pocos recorridos. Lo que queda, afirman algunos, es lo que se justifica. Lo "viable" de acuerdo a una serie de factores como las distancias, la geografía, la compentencia del transporte terrestre, los volúmenes de gente que transportar, los aspectos técnicos y financieros.

Se resisten los nostálgicos, que según el inglés Ian Thomson "tienden a no pensar en forma lógica". No se rinden quienes acumulan argumentos a favor de la factibilidad de reponer ciertos recorridos. Mientras que la tendencia del ferrocarril se concentra en el transporte de carga (allí donde hay industria, puerto y toneladas que transportar) y en la implementación de trenes sin locomotora similares al metro.

Por nuestra parte, dejamos la discusión a los entendidos. Sólo pretendemos poner en valor aquél pasado glorioso del ferrocarril, sacar a la luz el inquebrantable compromiso de los amantes del ferrocarril y las loables iniciativas de rescate, conservación y difusión del inmenso patrimonio cultural que éste encierra. Pesquizar los sueños recuperados de quienes se aventuran a poner en marcha una locomotora para revivir, de tanto en tanto, antiguos viajes, con coches llenos de turistas emocionados. Poner de manifiesto la inevitable carga poética de los trenes, estaciones y maestranzas que habitan como fantasmas a lo largo de nuestro territorio.


 
subir
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina