Te recomendamos
· Fiesta del Cristo Nazareno de Caguach.
· Chiloé desde la cocina, libro del investigador Renato Cárdenas.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Links
Sugerir Agenda
Noticias
Inicio/Opinión / Editorial...
1 / 2 /
Febrero 2009
 
Tesoros de Chiloé: Comunidad mestiza (continuación)
Sin embargo, no radica en esta problemática el énfasis del especial que presentamos, sino en la revelación de un magnífico desarrollo cultural basado en el mestizaje, en donde la tradición mapuche de chonos y hulliches se combina de modo fructífero con la tradición hispana. Un fenómeno singular y difícilmente observable en otros lugares de nuestro país, que se nutre del proceso evangelizador llevado a cabo por los misioneros en el archipiélago y encuentra su fortaleza y proyección en el espíritu comunitario de su gente. Rasgo identitario por excelencia que se refleja en la famosa minga, que capitaliza la fuerza de trabajo del grupo, ya sea para una cosecha, una siembra, la construcción o el traslado de una casa, en beneficio de cada uno de los miembros, quienes retribuyen con comida y, lo que es fundamental, con música.

Algo de esta riqueza hemos querido recoger en nuestro reportaje sobre la colorida y multitudinaria celebración del Nazareno de Caguach, que reúne en agosto a los fieles de esta isla, ubicada frente a Achao, y de las cercanas, y más pequeñas, Apiao, Alao, Chaulinec y Tac en una celebración que se repite cada año a mediados de febrero, atrayendo un gran número de visitantes. Una tradición que se origina en la Colonia y que se desarrolla entre jueves y domingo con una serie de rituales que culminan con la misa y procesión en la cual, además de la imagen, de más de dos metros, del Nazareno de Caguach, se pasean al son de los pasacalles, los santos y vírgenes locales traídos por los devotos en sus lanchas de madera.

O en nuestro reportaje sobre el hermoso pueblo de San Juan, ubicado en la costa este de la Isla Grande, al norte de Dalcahue, con cuyos carpinteros de ribera, reconocidos tradicionalmente por construir los mejores barcos de la región, nos encontramos junto a sus obras levantadas sobre la arena, en un paisaje onírico. Fuimos testigos de la hermandad de su pequeña comunidad y de sus dotes de acordeonistas, transmitidos de generación en generación, de la preservación de la esencia de la sociedad tradicional chilota en una población conformada por unas pocas familias y apellidos de ascendencia netamente española, donde abundan el cabello y los ojos claros.

A la música que, como nos señaló el historiador Renato Cárdenas en un café de Castro, es “lo primero que hay que tener para ofrecer en una minga”, rendimos especial homenaje en la figura de la cantora huilliche Rosario Hueicha, quien, como Violeta Parra, difundió el repertorio tradicional y la música popular por todo Chile, trabajando además como artesana y comerciante, siendo un personaje que convoca gran magnetismo y aprecio entre los chilotes.

Les presentamos a las artesanas de la pequeña isla Llingua, ejemplo de organización comunitaria donde, a modo de cooperativa, se desarrolla la actividad tanto de las mujeres como de los hombres pescadores. Y, por supuesto, damos un repaso al Patrimonio de la Humanidad, registrando la restauración de la iglesia de Quinchao y dando cuenta de la belleza de la iglesia de Achao, la más antigua que sobrevive en el archipiélago y, según Cárdenas, uno de los más antiguos templos de madera de toda América.

Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: