Te recomendamos
· Fiesta del Cristo Nazareno de Caguach.
· Chiloé desde la cocina, libro del investigador Renato Cárdenas.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Links
Sugerir Agenda
Noticias
Inicio/Opinión / Editorial...
1 / 2 /
Febrero 2009
 
Tesoros de Chiloé: Comunidad mestiza
A través de notas y reportajes sobre religiosidad popular, música, tradición oral, artesanía, gastronomía e iglesias patrimoniales, entre otros temas, el especial Tesoros de Chiloé: Comunidad Mestiza refleja la extraordinaria riqueza cultural del archipiélago, que se sustenta en el fructífero mestizaje, provocado por la colonización española en esta zona de chonos y huilliches, y en el espíritu comunitario de su gente.

Por Rosario Mena




Revisa el álbum


Qué duda cabe: poco queda del Chiloé bucólico, utópico y paradisíaco de hace apenas 20 años, cuando todavía la sociedad se sustentaba en el autoabastecimiento, con la agricultura, la pesca y la artesanía. Cuando aún no llegaban las salmoneras y el dinero apenas circulaba en una economía basada en la colaboración y el intercambio. Cuando el alojamiento de los turistas y mochileros era, necesariamente, el hogar de algún isleño que los acogía, en poblados donde ninguna construcción superaba los tres pisos y no existían hoteles, ni minimarkets, ni cadenas farmacéuticas.

Con sus múltiples atractivos presentes en las guías de turismo nacionales e internacionales y sus iglesias declaradas Patrimonio de la Humanidad, Chiloé se ha convertido en un destino valorado no sólo para visitar, sino también para instalarse, como cada vez lo hacen más profesionales que llegan tanto de Santiago como de otras ciudades del sur de Chile. Al mismo tiempo, el acceso al dinero y al poder de compra y el abandono de las labores agrarias y pesqueras artesanales, en pro del empleo y el sueldo ofrecido por las salmoneras, cambiaron rápidamente el rostro de la sociedad y las ciudades.

Sorprende constatar en Castro, por ejemplo, la existencia de grandes supermercados y centros comerciales, el tráfico y el ruido de sus calles, la contaminación del agua bajo los famosos palafitos. Una imagen desoladora que remite a la situación que actualmente enfrentan cientos de chilotes, despedidos de las salmoneras, las que ya han iniciado su retirada de la zona, ahuyentadas por el virus ISA, y dejando severamente dañado el fondo marino con sus operaciones. Jóvenes y padres de familia que ya no saben trabajar el campo, que se acostumbraron a esta nueva sociedad de consumo, y cuya fuerza laboral el mercado no es capaz de absorber.

Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: