Revisa el álbum
 
 
 
Aportes y testimonios
¡Únete a la defensa del Hotel Perdo de Valdivia!
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Ropa Tendida
incio/opinión/ropa tendida...
Febrero 2004

Adiós al Hotel Carrera

Por Cecilia García-Huidobro FzK
Fotos: Paula Fiamma

Un hito santiaguino ha cerrado sus puertas para siempre, después de un breve remate que dispersó, en un día, sesenta años de historia. Una ola de nostalgia ha invadido a la ciudad, que ve desaparecer a otra de sus referencias emblemáticas. Después del cierre del Crillón, el Hotel Carrera encarnaba a la tradición, en el mundo de la hospitalidad. Muchos visitantes ilustres y muchos episodios del acontecer nacional tuvieron lugar en sus amplios salones.

Toda ciudad importante cuenta, en el corazón del centro, con un hotel de categoría. Hoy, la megápolis de cinco millones de habitantes no tiene esa oferta. Este es un hecho muy poco feliz, para un país que quiere subir los índices de visitas turísticas y cuya capital quiere posicionarse como líder financiero.

Ya se dan inicio a las obras de remodelación que lo transformarán en el próximo Ministerio de Relaciones Exteriores, perdiéndose la oportunidad de construir un nuevo edificio, en pleno centro cívico. Recordemos, que el arquitecto Teodoro Fernández se adjudicó la licitación pública, con una interesantísima propuesta que sumaría valor al barrio cívico. Lamentablemente, el proyecto no verá la luz y el sitio eriazo, al lado de la Moneda, seguirá como un lunar urbano, mientras se procede a habilitar el Hotel Carrera en un híbrido ministerio. ¡Al menos cada oficina contará con baño privado, incluyendo tina! Es lamentable que decisiones de tanta envergadura para el desarrollo de la ciudad se decidan en el escritorio de algún funcionario. Como siempre, nadie es capaz de dar argumentos sólidos que justifiquen el giro del proyecto original que consistía en construir un nuevo ministerio, para comprar el Hotel Carrera a un precio superior.

El Hotel comenzó a construirse en 1937, justamente, a instancias del Estado, que promovió la proliferación de hoteles de calidad, para promocionar el turismo chileno. Se llamó al mejor arquitecto de la época, Josué Smith Solar, quien trabajó junto a su hijo, Smith Miller. Con bombos y platillos se inauguró en 1940, constituyéndose, de inmediato, en un lugar de referencia y encuentro de la sociedad chilena. Reinas, Presidentes, cantantes, escritores y una amplia gama de visitas, venidas de todas partes del mundo, disfrutaron del servicio dado en sus salones y se impresionaron con las columnas de mármol de 15 metros de altura que flanqueaban el imponente lobby. Allí, nadie podía dejar de admirar los magníficos murales de Luis Meléndez, que representaban el descubrimiento de América y las bodas del Inca, obras únicas en Chile, hechas en marbrite negro.

El Hotel Carrera, con sus 17 pisos, dos subterráneos y 25.000 metros cuadrados de estilo clásico y refinado formaban parte de nuestro patrimonio. Si bien el edificio seguirá en pie, su nueva función termina con una tradición de 60 años que, a estas alturas, son una infinidad en Chile, dada la rapidez con que borramos barrios completos. Como un homenaje a esa tradición, salvamos las últimas imágenes de su esplendor, cuando ya estaban listas las cuadrillas de desmantelamiento. Por lo menos, eso se pudo salvar.

     
|
2 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos Generales del Sitio