Museo de Arte Contemporáneo.
 
Hallazgo del los Tajamres del Mapocho durante las excavaciones en el lecho del río.
 

 
 
Te Recomendamos
Perfil de Cecilia García Huidobro
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Ropa Tendida
incio/opinión/ropa tendida...
Julio 2004
Buenas y malas noticias para la cultura:

En la cuerda floja

Por Cecilia García-Huidobro FzK

La cultura es el área que mayor vulnerabilidad y fragilidad ostenta en nuestra sociedad. Siempre sometida a los vaivenes de la contingencia, le es muy difícil operar sobre fundamentos sólidos que aseguren una línea de continuidad.

Así es como, después de diez años de una gestión impecable que hizo florecer la participación ciudadana en la cultura, se selló la muerte de la Ley de Donaciones Culturales o Ley Valdés. Este estímulo tributario permitió realizar innumerables proyectos culturales, sometidos a la evaluación y aprobación de un riguroso comité, que impidió cualquier irregularidad en el proceso, incentivando a las empresas privadas a formar parte del proceso cultural. Sin embargo, las leoninas restricciones que se le imprimieron la tienen prácticamente agónica, sentenciando a las miles de corporaciones e iniciativas privadas, en muchos casos, al cierre. No hemos escuchado ningún argumento o conocido algún hecho que justifique tamaño despropósito que surge, además, en plena implementación de la nueva institucionalidad. En agosto se cumple un año del fatídico anuncio y la comunidad cultural no logra conocer las diligencias privadas que se están llevando a cabo, no sabemos con qué fin. Junto con el creador e impulsor de la Ley, el Senador Gabriel Valdés, sentimos la desazón del pesimismo, ya que no vemos ninguna voluntad de quienes tienen la oportunidad de cambiar este estado de cosas, por hacerlo.

Pero hay buenas noticias y la más importante es el anuncio del Presidente Ricardo Lagos de que destinará los fondos necesarios para restaurar el Museo de Arte Contemporáneo, perteneciente a la Universidad de Chile. Después de décadas de deterioro, el arte contemporáneo chileno, así como el importante patrimonio arquitectónico que lo alberga, mostraba una de las caras más lamentables del contrapunto entre cultura y desarrollo económico. Por fin nuestros artistas tendrán una casa digna y la impecable gestión de su Director, Francisco Brugnoli, repercutirá en la sociedad de la manera que se lo merece. Es altamente simbólico que el Gobierno le haya dado una mano a una entidad de la Universidad de Chile, mostrando, de esa manera, el rol protagónico que la Casa de Bello sigue teniendo en la vida nacional.

La inauguración de diversos teatros municipales y regionales nos entregan un soplo de vida a la difusión cultural, incrementando la infraestructura disponible para la difusión de las manifestaciones artísticas y culturales. Cada municipio debería ofrecer espacios para el arte en sus comunidades. Nos alegramos del nuevo Museo Municipal de Maipú y el habilitado Teatro de Graneros, en la Sexta Región, por ejemplo. Sin embargo, no podemos dejar de señalar lo irónica de esta alegría al constatar que el magro presupuesto del Teatro Municipal de Valparaíso ha sido reducido a la mitad, haciendo inviable cualquier gestión decente. Los cincuenta millones anuales que recibirá el Teatro del puerto, Patrimonio de la Humanidad, contrastan con los más de seis mil millones anuales que el Teatro Municipal de Santiago canalizará.

Respecto de los monumentos, seguimos enterándonos por la prensa de nuevas demoliciones. Los periodistas se han convertido en los verdaderos fiscales de ellos, dado que el Consejo de Monumentos Nacionales que es la institución designada por ley para ello no ha sido capaz de dar una respuesta satisfactoria a las constantes pérdidas que los medios de comunicación denuncian. Le ha tocado el turno a una de las más interesantes casas de Luciano Kulczewski, el "Gaudí chileno", ubicada en la calle Antonio Bellet, en Providencia, recibir la visita de la picota. Por otro lado, los Tajamares del Mapocho, hito de ingeniería de la Colonia, permanece abandonado y sometido al avance del deterioro en el Parque de los Reyes, sin que la institución a su cargo haga algo.

Como pueden apreciar, la cultura nos da motivos de alegría y tambien de tristeza, por la falta de medidas claras y de visión de lo que es verdaderamente importante para la preservación de nuestra identidad, independiente de las autoridades de turno y las contingencias políticas.

 
subir
 
< 1 >
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del