Estación de trenes de Cartagena, Consejo de Monumentos Nacionales.
 
Otras Columnas
El gran salto de los trabajadores

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Instituto Nacional de Estadísticas, INE.
- Conoce los resultados del Censo 2002 a través del INE.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Junio 2003

El ferrocarril y sus símbolos (continuación)
 

El sueño de Balmaceda

Hubo incluso una especie de utopía ferrocarrilera, de la que participó, entre otros, el presidente José Manuel Balmaceda. Como lo indica el historiador Rafael Sagredo, cuando llegó a la Presidencia, Balmaceda emprendió la construcción acelerada de vías férreas. La riqueza de las arcas fiscales le permitió casi duplicar, entre 1886 y 1890 los 2.522 kilómetros de vías que existían en el país. Levantó, además, algunas obras emblemáticas del progreso finisecular, como el Viaducto del Malleco.

En los discursos de Balmaceda se advierte la importancia que le asignó a los ferrocarriles en la labor modernizadora del Estado. El ferrocarril tenía la capacidad para mover riquezas estancadas, integrar el territorio nacional, dinamizar la economía de las regiones más distantes, y aumentar el valor de los terrenos por donde pasaba la vía. Así por ejemplo, al inaugurar el Viaducto del Malleco, en octubre de 1890, Balmaceda decía, que "todos los problemas económicos del porvenir de Chile están ligados a la construcción de nuevas vías férreas". Luego expuso su sueño utópico: el país entero conectado por un ferrocarril troncal, del que salieran ramales hacia todas las regiones. Balmaceda aseguraba que "con otros dos mil kilómetros o más de los que hoy se construyen, con seis años de trabajo y con treinta millones de pesos oro, se puede realizar este programa económico; él solo nos hará ricos y felices".

Sin embargo, los conflictos políticos se habían agudizado, a tal punto que el convoy presidencial que viajó a la inauguración del Viaducto tuvo que ser precedido por una locomotora blindada en previsión de atentados en la vía. En menos de tres meses estallaría la revolución que antes de un año terminó con el derrocamiento y la muerte del presidente que soñó con un país vertebrado y unido por los trenes.

Se había salvado, sin embargo, el paso del río Malleco que los ingenieros calificaban como "el principal obstáculo" para construir la vía férrea central de la Araucanía. Quedaba abierto el camino hacia el sur, con lo cual en los años siguientes el país quedó unido por una vía férrea desde Iquique hasta Puerto Montt.

- Símbolo del viaje
- Estaciones y revistas
- El tren de los curados

 
subir
                 
|
2
|
3
| |
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina