La Tirana: salud, fiesta e historia.
 
Otras Columnas
El gran salto de los trabajadores

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- La leyenda de La Tirana.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
 
Fervor religioso:

Ir a La Tirana
 

Por Bernardo Guerrero Jiménez


Haz click para ver el álbum

En el norte grande de Chile y, en Iquique específicamente, el año se divide en dos. Antes y después del 16 de julio, día de la fiesta de La Tirana. Los bailes religiosos que ensayan desde el mes de abril, ya empiezan a despedirse en la iglesia de la Plaza Arica. Precisan la bendición para que el viaje sea todo un éxito. El sonido de los bombos, bronces, y cajas inundan los sectores populares de la ciudad, haciendo caso omiso de la inauguración de una nueva tienda en el mall del sector sur de este Iquique que alguna vez fue "Tierra de Campeones".

Hay muchos modos de ir a La Tirana.

Hay modos desprevenidos de ir a esta fiesta. Ir, por ejemplo, y perderse en ese mar de negocios donde se vende todo o casi todo. Naranjas, polulos, maníes, sopaipillas, cucharones, y una cantidad interminable de mercancías imposibles de detallar. Ir, por ejemplo, dejándose llevar por donde la gente va. Perderse en esas calles que un mes antes, nadie pasaba. Soportar el calor pampino o bien esa helada que empieza a caer lentamente cuando el sol ya nos abandonó.

En ambos casos, se mira la fiesta por encima del hombro del que está adelante. Esos son modos inapropiados. Son modos ajenos de ver algo que para entenderlo hay que ponerse las gafas de ese comerciante o de esa "nana" que le baila a su virgen.

Julio 2004
subir
         
< 1
|
|
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del