Carolina Cortés.
"Mamá y yo, comigo en brazos, cuando yo tenía 4 meses de vida, en el patio de la casa de mis abuelos maternos, en Enero de 1963".
 
Otras Columnas
La dinastía de los Loayza

Francisco Javier Rosales, el afrancesador de Chile.

Crónica de cronistas: Edwards y Jotabeche.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Cristián Huneeus en Memoriachilena.cl
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Noviembre 2005

El nacimiento de la familia (continuación)
 

Cautivas y desertores

En un país que era frontera de guerra, las formas en que se producía el mestizaje eran muy diversas. Además de las uniones sexuales del español y la indígena, en los territorios dominados por los primeros, estaban las de las cautivas blancas o mestizas capturadas por los guerreros mapuche; la de las jóvenes mapuche fecundadas por los hispanos en sus expediciones punitivas, y las de los soldados peninsulares que desertaban para pasarse al campo aborigen.

"El número de soldados españoles que se pasaron al enemigo fue relativamente crecido -escribe Encina-. Al finalizar el siglo XVI, los gobernadores individualizaron alrededor de sesenta desertores que se habían incorporado a los mapuches. El número de los mestizos que por diversos motivos se fueron de la tierra de sus padres a la de sus madres, era muchas veces más numeroso. Todos ellos adaptaron al matrimonio mapuche polígamo; y dado el exceso de mujeres sobre el de hombres, que ya era muy considerable a fines del siglo XVI, su reproducción fue muy abundante".


Ciudades de mujeres

La mayor proporción de mujeres facilitó el desarrollo de la poligamia durante la Conquista y la Colonia. La población de Chile colonial fue principalmente rural, a pesar de los esfuerzos que hizo el Estado borbónico por fundar ciudades. En las incipientes ciudades que nacen en medio de las áreas rurales, la población era mayoritariamente femenina. En cuanto se hacían adultos, los hombres se desprendían de la familia para irse a trabajar en las minas o en los fundos. Las mujeres, en cambio, eran atraídas por los núcleos urbanos donde encontraban ocupación en el servicio doméstico. Esto, junto a la escasez de hombres, les impedía formar su propia familia. El historiador René Salinas señala que es muy probable "que este excedente femenino haya condicionado en parte ciertas conductas sexuales que se tradujeron en frecuentes relaciones extramaritales". Esta situación era menos frecuente en el campo donde existía mayor equilibrio entre la población de hombres y mujeres.

 
subir
                 
|
|
3
| |
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del