Liceo Fernando Lazcano.
"Esta es la fotografía de mis abuelos paternos (Rosa y Vicente) y sus hijos (Margarita, Teresa, Lucila, Eris, Sonia, Manuel, Hugo y Franklin), sólo faltan las dos menores. Esta fotografía es del año 1950 y representa una típica familia de la clase media de nuestro Chile central, Curicó".
 
Otras Columnas
La dinastía de los Loayza

Francisco Javier Rosales, el afrancesador de Chile.

Crónica de cronistas: Edwards y Jotabeche.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Cristián Huneeus en Memoriachilena.cl
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Noviembre 2005

El nacimiento de la familia (continuación)
 

Variaciones de la poligamia

Francisco Antonio Encina anota que en el territorio que ocuparon los españoles y en sus campamentos militares, "cada soldado acaparaba a las mujeres que podía y... engendraba en ellas cuantos hijos le era posible, libre de cualquier escrúpulo y de las preocupaciones del mañana". No se ocupaban los conquistadores de la crianza ni de la alimentación de su progenie. Cada mujer aborigen criaba a los hijos que le nacían, sin ayuda del padre, que sólo excepcionalmente se hacía cargo de ellos o les prestaba alguna ayuda.

Esta situación en que la mujer sola se hace cargo de los hijos, formando una familia monoparental femenina, también tendió a perpetuarse.

En la medida en que se iban fundando ciudades y en que las esposas de los conquistadores llegaron a vivir con ellos, se constituyeron familias regulares y surgieron ciertos controles religiosos y sociales. Entonces, aquellas prácticas de poligamia desenfrenada se fueron transformando en la llamada barraganía de origen medieval. Los respetables vecinos formaban una familia regular, pero seguían engendrando hijos fuera de ella. Ya habían adquirido el hábito de hacerlo.

Cita Encina una carta que en 1739 dirige el obispo de Concepción al rey Felipe V: "Y no falta quien no satisfecho con vivir enredado con cuantas chinas apetecía su desenfrenado apetito, cogía a la usanza dos o tres mujeres, teniéndolas públicamente por tales en su casa al rito y al admapu de los indios infieles".

Al parecer, el matrimonio cristiano monógamo se mezcló con la poligamia indígena, como parte del hibridaje social y cultural que generó la Conquista.

Julio Retamal Ávila indica que el ideal del matrimonio cristiano, monógamo, fiel y con fines de procreación "se impuso como modelo de vida" en las clases altas y "por efecto imitativo, por influencia de la Iglesia y por las severas sanciones impuestas por las autoridades a los transgresores, descendió a los niveles medios" y hasta alcanzó a las capas populares.

Este tipo de matrimonio, sin embargo, no fue la única forma de unión. Hubo muchas otras: concubinato, amancebamiento, etc. Para resolver al menos formalmente este problema, en los meses de verano, cuando mejoraban las posibilidades de acceso a los lugares más alejados, el cura junto con el hacendado del lugar, hacían visitas parroquiales para legitimar civil y sacramentalmente las uniones de hecho.

 
subir
                 
|
2
|
3
| |
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del