Catalina de Erauso.
 
Otras Columnas
Benito Baranda
Tres historias de amor en Chile
Benito Baranda
Heridas de amor: Mujeres de armas tomar
Benito Baranda
Por qué nos llamamos Chile
Ver más Artículos
 
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
 
Dos catitas y una Inés:

Mujeres míticas y heroicas
 
Por Darío Oses

Mujeres magníficas, valerosas, aventureras o crueles saltaron desde la historia y la crónica al mito. La más famosa, desde luego, es Catalina de los Ríos y Lisperguer, La Quintrala. Mucho menos conocida es otra Cata, Catalina de Erauso, apodada "La Monja alférez", que en el siglo XVII recorrió Chile y el Perú haciendo estragos con su habilidad de espadachín.


Tres de los principales mitos femeninos chilenos pertenecen a la conquista y la colonia. Seguramente porque con la guerra de Arauco se impuso en el país un tipo de mujer resuelta, combativa, de armas tomar, como Inés de Suárez, que defendió la incipiente ciudad de Santiago, atacada por la huestes de Michimalonco, el 11 de septiembre de 1541. La leyenda cuenta que ella, espada en mano animó a los soldados españoles. Hizo decapitar a siete caciques que mantenía prisioneros. Luego exhibió sus cabezas ensartadas en la punta de las picanas, para amedrentar a los atacantes.

Doña Inés pasó al mito más como la esforzada compañera que secundaba a Valdivia en los afanes de la conquista, que como amante de éste. Luego se casó con Rodrigo de Quiroga, quien llegó a ser gobernador del reino. Entonces doña Inés ocupó el justo sitial de gobernadora, que le correspondía, algo así como primera dama de hoy. Su vida fue novelada entre otras, en la notable obra Ay, mamá Inés, de Jorge Guzmán.

 
subir
         
< 1
|
|
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina