Otras Columnas

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Por qué nos llamamos Chile
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Gabriela Mistral en www.memoriachilena.cl
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Los postulados pedagógicos de la Nobel chilena

Los dos oficios de Gabriela (continuación)
 

El oficio lateral

La poesía vino después. Es lo que Gabriela llama "el oficio lateral", un segundo oficio que se inventa para "quebrar la raya demasiado geométrica de la pedagogía estática dándole un disparadero hacia direcciones inéditas y vitales".

Una de las opciones que el maestro tiene para salvarse a sí mismo, "y salvar a los niños dentro de su propia salvación" es inventar este segundo oficio "a la hora de la crisis, cuando ya el tedio aparece con su fea desnudez". Entonces, bienvenida "cualquier cosa nueva y fértil, y ojalá ella sea pariente de la creación, a fin que nos saque del atolladero".

La carrera docente de Gabriela Mistral se inicia en su adolescencia, cuando ingresa como ayudante en la escuela primaria de una aldea llamada Compañía Baja. Ella misma recordaba, en 1949, que empezó a trabajar a los catorce años: "Enseñaba yo a leer a alumnos que tenían desde cinco a diez años y a muchachones analfabetos que me sobrepasaban en edad".

No se llevaba bien con la directora. Al pueblo tampoco le agradó que le mandaran a una muchacha tan joven a dar clases en su escuela. Suplió la falta de amistades y la hostilidad de su jefa con la cercanía del mundo natural, del mar y de las plantaciones de olivos, por una parte, y luego con la biblioteca que le abrió un periodista local llamado Bernardo Ossandón. Entre la naturaleza, el paisaje y los libros empezó a asomarse el otro oficio: la poesía.

Escribe Gabriela: "Lo único importante y feliz en la aldea costera sería el que, al regresar de mi escuela, yo me ponía a vivir acompañada por la imaginación de los poetas y de los contadores, fuesen ellos sabios o vanos, provechosos o inútiles". Con la lectura "a troche y moche", a tontas y a locas de los libros que le prestaba Ossandón a manos llenas, había comenzado para Gabriela la invención del segundo oficio, y en ese descubrimiento estaba lo que ella misma llama "la fiesta de mi vida".

Pedagogía y poesía parecen ser en ella parte de un mismo impulso vital.

                                 
< 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del