Vista general del balneario Las Cruces.
 
Otras Columnas
El gran salto de los trabajadores

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Patrimonio arquitectónico de los balnearios de Chile.
- Historia de Zapallar: Un balneario y sus fantamas.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Enero 2004

Viejos veranos devotos (continuación)
 

El "Vaticano" y el "Quirinal"

Pero al sur del núcleo histórico del balneario, fue creciendo otro barrio donde el estilo de veraneo era mucho más mundano.

En las Cruces hasta hoy se habla de "El Vaticano" y "El Quirinal", los dos barrios que ya estaban consolidados hacia 1925 y que pesar de ser parte del mismo balneario eran mundos diferentes. Esta distancia los veraneantes la marcaban incluso bañándose en distintas playas.

En su excelente libro Las Cruces, Pedro Errázuriz recuerda que en El "Vaticano" había varias capillas, en las casas particulares, en cada una de las cuales se celebraban los respectivos oficios. En una ocasión, en el periódico veraniego que hacían los jóvenes de este sector apareció un anuncio que decía algo así como : "Hoy no habrá misas en Las Cruces porque se enfermó el animal del cura". Los autores fueron reprendidos con severidad, aun cuando alegaron que no usaron "animal" como un adjetivo peyorativo para el cura. Sólo se estaban refiriendo al caballo en que éste venía desde Lo Abarca.

En el "Vaticano", el día empezaba temprano. Había baños de mar y paseos y alegría juvenil, pero nunca trasnochadas: toda actividad social terminaba a la hora del rosario.

En cambio, los habitantes del Quirinal se levantaban y se acostaban más tarde, hacían bailes y hasta tuvieron en su sector la primera boite que existió en Las Cruces. Algunos de ellos en Santiago habían formado grupos de teatro y conjunto de jazz, y algo de eso se llevaban para el veraneo.

Es curioso que en este pequeño balneario se haya reproducido a escala local un viejo conflicto nacional entre dos culturas, católica y laica, que sigue existiendo en el país, y que tiende a exacerbarse en algunos períodos.

Las rivalidades entro de los dos barrios eran inevitables. En ambos se hacían periódicos artesanales y satíricos y parte del encanto del veraneo debe haber sido la broma a costa de los del otro bando. Como lo recuerda Pedro Errázuriz, la reconciliación se fue produciendo con los matrimonios. El primero de ellos se celebró en el verano de 1967. Los contrayentes: Catalina Espinoza Martínez, del "Quirinal", y Joaquín Iglesias González, del "Vaticano". A la boda, que fue un gran suceso social en la zona, asistió incluso el Presidente de la República que entonces era Eduardo Frei Montalva.

 
subir
                 
|
|
3
| |
5 >
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos  
Un Sitio