Vista general del balneario Las Cruces.
 
Otras Columnas
El gran salto de los trabajadores

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Patrimonio arquitectónico de los balnearios de Chile.
- Historia de Zapallar: Un balneario y sus fantamas.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Enero 2004

Viejos veranos devotos (continuación)
 

Un palacio crucino

Hacia fines del siglo XIX don Santos Pérez Eastman, construyó una enorme y suntuosa residencia en la altura norte de la Paya chica. A pesar del terremoto de 1985 y del paso del tiempo, esta casa se mantiene hasta hoy y es ocupada por una congregación de religiosas. Su perfil imponente domina ese sector que es el más antiguo del balneario. En su tiempo lo denominaban "El Palacio".

En 1908, al morir su propietario original, esta casa fue comprada por el político conservador Alfredo Barros Errázuriz, parlamentario y ministro de Estado, quien la convirtió en el más concurrido centro religioso del balneario. Esto marca de alguna manera la sociabilidad veraniega crucina, que a diferencia de la vida social mundana de otros balnearios, giraba en torno al rosario, las misas y los retiros, que se realizan en capillas y oratorios instalados en las casas particulares, cuando todavía no se habían levantado edificios parroquiales ni iglesias.

En sus Memorias, el crítico Hernán Díaz Arrieta, Alone, quien conoció esta casa, la describe así: "... divisábamos sobre un promontorio boscoso las techumbres de una residencia entre señorial y monástica, toda rodeada de pinos macrocarpas, que bajaban hasta el mismo océano".

Bienvenida a un masón

Al "palacio" de Barros Errázuriz llegaban importantes figuras de la política y de la curia, como monseñor Carlos Casanueva, uno de los más recordados rectores de la Universidad Católica.

La piedad crucina tuvo orígenes no institucionales sino privados. Creció y se desarrolló por iniciativa de particulares. Así por ejemplo, la veneración de la Virgen de Lourdes, cuya fiesta se celebra en Las Cruces y en todo el mundo el 11 de febrero, fue introducida y alentada en este balneario por doña Herminia Marín Mujica, quien a comienzos de siglo hizo instalar una imagen de la virgen en una hermosa gruta natural, de la que ya hemos hablado.

Se cuenta que cuando el político radical y Gran Maestro de la Masonería, Héctor Boccardo compró una de las grandes residencias de Las Cruces, recibió la visita del patriarca crucino Alfredo Barros, de quien era su amigo, a pesar de sus diferencias políticas y religiosas. Junto con darle la bienvenida, Barros le advirtió que el balneario era muy católico, y que los que no lo eran o se convertían o pronto serían ahuyentados por las campanas. Al parecer ocurrió esto último, porque Boccardo murió al poco tiempo.

 
subir
                 
|
2
| | |
5 >
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos  
Un Sitio