Otras Columnas
El gran salto de los trabajadores

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
Visita el sitio dedicado a Julio Bertrand.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Diciembre 2005

Arquitecto, fotógrafo y miembro del grupo Los Diez

Tras la pista de Julio Bertrand (continuación)
 

Esa libertad de ellos dos, tan moderna y escasa en el Chile del 900, es la que uno ve en las fotos, con gran ojo ante el paisaje pero también frente a la sicología; fotos irónicas incluso, o con sensuales y pioneros desnudos. Julio Bertrand Vidal crece en un ambiente moderno y es por eso que en Europa sintoniza con las vanguardias, a diferencia de los otros arquitectos chilenos que estudiaron allá. Partió con otra mirada.

Marta y Valentina tejiendo.
Abajo niños Jaime, Marta y María. Fotografía tomada por Julio Bertrand.

A su regreso tuvo la mejor llegada: trabajar con su primo Emilio Jecquier, el autor del Palacio de Bellas Artes, la Estación Mapocho, "el arquitecto del Centenario". Por desgracia, la casa que le encargara Juan Antonio Tocornal a Bertrand, obra personal y propia, más libre, no se construyó. Tendríamos, aquí en Las Vizcachas, un hito moderno de América. Después se unió a Pedro Prado, el arquitecto poeta, fundador del Grupo de Los Diez que inaugura el arte nacional.

Bertrand se enfermó de tuberculosis antes de cumplir los treinta años. Se fue ocho meses a Vicuña pero fue inútil. Volvíó a Santiago y lo internaron en el San Vicente, en la misma habitación donde poco antes muriera el gran escultor Alberto Ried, otro del grupo. Prado había anunciado que otro de Los Diez moriría ahí, en esa habitación, pero no le hicieron caso. Falleció Bertrand dejando una viuda joven y cuatro hijos, y también gran cantidad de cajas que se olvidaron en los entretechos, por medio siglo, hasta su reciente descubrimiento.

Ahí, en 1800 negativos y 1300 positivos en placas de vidrio, con esa tridimensionalidad estereoscópica, aparecen las imágenes de una Europa premoderna, de un Chile de 1905 a 1907 tan escasamente registrado, rostros, paisajes, ambientes interiores... Todavía no se valora el genio de Bertrand, el patrimonio que nos dejó. Uno lee en su obra al moderno que se deslumbra con el cuerpo humano y con la sicología del hombre; uno entiende al hijo y sobrino de dos genios de la geografía nacional, enamorados de los paisajes de Chile, y uno siente al arquitecto emocionado al ver tantas obras transformando Santiago y todas de su primo Jecquier.

Transformando Santiago Ojo: su descendencia creó el sitio www.juliobertrand.cl que presenta algunas de sus fotos.

 
subir
         
|
|
3 >
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del