Ricardo Latcham, Santiago, 1905. Fotografía (albúmina) de Valentín López. Colección MHN.

Otras Columnas

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Por qué nos llamamos Chile
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Un maravilloso mundo por revelar: El arquitecto e historiador Hernán Rodríguez y su apasionado rescate de nuestro valioso y extenso patrimonio fotográfico.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Chile un largo álbum fotográfico (continuación)

Aventureros y fotógrafos

En la segunda mitad del siglo XIX destacan dos profesionales y artistas de la fotografía: Fernando Garreaud y J. Spencer. El primero preparó un álbum con una serie de vistas de la Patagonia que hizo durante sus viajes. Impresionado por la calidad de sus trabajos, el intendente Vicuña Mackenna le encargó la dirección del famoso Álbum del Cerro Santa Lucía, que quedó como un documento visual de los jardines, estatuas, fuentes y pasarelas que convirtieron ese árido peñón en uno de los paseos más hermosos de la capital.

Garreaud, además, "nacionalizó" las postales de Navidad y Año Nuevo, que llegaban desde Inglaterra, al introducir en el mercado tarjetas con temas chilenos.

Spencer era un norteamericano que llegó a Chile e instaló un estudio que ofrecía dejar con cara de ángel a quien la tuviera de demonio. Había conciencia ya de la posibilidad de retocar la foto, maquillar al modelo, o manejar la luz de modo de mejorar los rostros de quienes se retrataban.

Tal vez el aporte más importante de Spencer a la memoria visual de Chile, fueron las fotos que tomó durante la Guerra del Pacífico.

Otro fotógrafo importante de esta época fue el aventurero Esteban Gigoux, quien luego de recorrer Asia y África como reportero gráfico de revistas europeas, llegó a Chile a trabajar en el mineral de plata de Chañarcillo, dedicándose luego al negocio de los retratos iluminados.

También fotógrafo y aventurero fue el inglés Pedro H.Adams, quien conoció a Darwin y participó en una de las expediciones del Livingstone al África. Trabajó en Chile con Garreaud y murió a principios del siglo XX en Osorno.

En 1888 se produce uno de los adelantos más importantes en la fotografía: la irrupción en el mercado de la cámara Kodak individual, económica y con una película fácilmente cargable. Ésta puso la fotografía -que antes era un arte y un oficio de expertos- al alcance de todos. Desde entonces se multiplicó la cantidad de aficionados, y de ahí en adelante, ya casi nadie puede concebir un viaje sin una cámara fotográfica en el equipaje o un acontecimiento social, sin un fotógrafo que lo registre.

Una mención especial merecen los anónimos fotógrafos que fueron parte del paisaje de todas las plazas del país. Dentro de un cajón hacían toda la operación de toma, revelado y copia, de modo que el cliente obtenía su foto en pocos minutos. La invención de la cámara que ejecutaba automáticamente el proceso, aún cuando irrumpió en algunas plazas de la capital y de provincias, no logró hacer desaparecer a aquellos viejos cajones fotográficos.

Con la fotografía tal vez el hombre perdió su espontaneidad. Ahora siempre se siente apuntado por una cámara fotográfica o de video, y se arregla y actúa para ellas. Vivimos en la era del homo fotográficus y de la mujer fotogénica.


Bibliografía
- Eugenio Pereira Salas, "El daguerrotipo y la fotografía".
- Álvaro Jara, Chile en 1860. William L. Oliver: un precursor de la fotografía en Chile.
- Alamiro de Ávila Martel, "Diez libros chilenos del siglo XIX ilustrados con fotografías".

Nota
Todas las fotografías publicadas en este texto corresponden al libro Historia de la Fotografía: Fotógrafos en Chile durante el siglo XIX (2001) del investigador Hernán Rodríguez.

                     
|
|
3
| |
|
6 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del