Hombre no identificado, Santiago c.1900. Fotografía (albúmina) de Valentín López. Colección MHN.

Otras Columnas

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Por qué nos llamamos Chile
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Un maravilloso mundo por revelar: El arquitecto e historiador Hernán Rodríguez y su apasionado rescate de nuestro valioso y extenso patrimonio fotográfico.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Chile un largo álbum fotográfico (continuación)

Daguerrotipos multiuso

Pero el antecesor más directo de la fotografía es el daguerrotipo, que, inventado en Francia, se propaga rápidamente por el mundo y llega a Sudamérica a bordo de la fragata belga La Orientale. El daguerrotipo se paseó por Brasil y Uruguay y llegó a Valparaíso el 28 de mayo de 1840.

Los hermanos ingleses Helsby iniciaron la explotación comercial de este invento, instalando un negocio en la calle Aduana de Valparaíso. Entretanto, en Santiago se establecía en 1843, un tal Daviette, que se autodenominaba "artista fotogénico francés". Para darse a conocer puso en la prensa de la capital avisos donde ofrecía "retratar con una perfección que nunca podrán igualar los mejores artistas".

Las ofertas fueron diversificándose. Daguerrotipistas asociados con pintores ofrecían daguerrotipos en colores, es decir, iluminados por la mano de algún artista. La compañía norteamericana Vance y Hoyett ofrecía daguerrotipos en miniatura que se usaban para adornar prendedores y camafeos.

El daguerrotipo se usó incluso en procesos judiciales. En Londres, en 1856, Helsby mostró algunos retratos hechos en Chile, en el juicio por la herencia del millonario inglés Roger Charles Tiscborne, que había vivido durante algún tiempo en Melipilla. Finalmente, fue condenado un sujeto que pretendía ser el hombre "daguerrotipeado" por Helsby.

El daguerrotipo tenía el inconveniente de que no podía quedar expuesto al aire libre porque se desvanecía. Por eso se los conservaba en unas cajitas cerradas que llegaron a guardar parte de la memoria visual de muchas familias. Además implicaba un trabajo largo y difícil, que suponía una serie de operaciones que iban desde el pulido de una lámina de cobre, donde se formaría la imagen, hasta la fijación de ésta por medios químicos. Era difícil mantener inmóvil a la mujer o al hombre que se retrataban durante todo el tiempo que duraban estos procesos. Por esto se recurría a unos ganchos fijadores, que prácticamente amarraban al modelo a la silla para evitar que se moviera y arruinara la toma.

                     
|
|
3
| |
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del