Cristián Huneeus
 
Otras Columnas
La dinastía de los Loayza

Francisco Javier Rosales, el afrancesador de Chile.

Crónica de cronistas: Edwards y Jotabeche.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Cristián Huneeus en Memoriachilena.cl
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Noviembre 2005

Los abuelos de Cristián Huneeus
 

El escritor tuvo dos abuelos excepcionales, uno que le hablaba de libros - el notable ingeniero autor del balneario de Pichilemu y de los ascensores Polanco y Artillería de Valparaíso-, y otro de gigantesca biblioteca (donde aprendió a andar en bicicleta y a patinar).

Por Miguel Laborde

El primero fue su abuelo materno, Federico Page, descendiente de Thomas Stokes Page, un medico de Filadelfia (EEUU), quien supo de la extensa colonia de habla inglesa que se estaba formando en el Puerto de Valparaíso y decidió radicarse ahí en 1837. Emprendedor, tuvo éxito - poca era la competencia-, y una gran casa victoriana en el Cerro Alegre. Luego partiría de vuelta a su país a instalarse en San Francisco, el puerto hermano de Valparaíso, donde llegó a adquirir una hacienda de 8 mil hectáreas.

Allá se educaron sus 8 hijos y hasta hoy existen los Page de San Francisco. Uno de ellos, Olof, también médico, volvió a Valparaíso y siguió fielmente las huellas de su padre. Profesional de mucho prestigio, fue uno de los impulsores del Hospital de Valparaíso y, casado con una peruana de origen sueco, Elisa Salked, tuvo también una familia numerosa.

Uno de sus hijos, el abuelo de Huneeus, es muy interesante en la historia patrimonial de Valparaíso y de Pichilemu. Se llamaba Federico Page, y comenzó sus estudios en el Mackay, luego siguió en Heidelberg (Alemania) sus estudios secundarios y finalmente cursó las carreras de ingeniería y arquitectura en el University College de la Universidad de Londres (Inglaterra). De regreso en Chile, era uno de los profesionales con mejor formación del país.

Casado con Ema Ross, fue un cuñado suyo, el célebre empresario Agustín Ross, quien le encargaría las obras del balneario de Pichilemu - incluyendo muelle y ferrocarril-, original creación que el escritor Cristián Huneeus describe como "un balneario, que quiso transformar un punto muerto de esa costa rural en brillante centro europeo, con hotel, casino y casas emplazadas entre escalas señoriales con balaustradas de piedra y jardines con cercos de pino podados imitando animales y animales abstractos".

 
subir
     
< 1
|
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del