Afiche de la película Aventura protagonizada por Clark Gable, cuya trama se sitúa en el puerto de Valparaíso.
 
Otras Columnas
Benito Baranda
Por qué nos llamamos Chile
Benito Baranda
Días y noches de radio
Benito Baranda
Mitos modernos
Ver más Artículos
 
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
 

De cómo los creadores extranjeros han descrito a nuestro país:

Chile en la fantasía universal
En la geografía de la fábula, hay un Chile imaginario, construido por novelistas, poetas y cineastas extranjeros. Algunos de ellos nunca estuvieron acá. Sólo supieron de Chile por lecturas, relatos, o por cierta fascinación que emana de las singularidades del país: su asilamiento, su ubicación en los confines del mudo, su territorio sacudido por los terremotos y volcanes, sus parajes misteriosos como Isla de Pascua o la Antártica.

La primera incitación poderosa para fabular sobre Chile fue la guerra de Arauco, y la resonancia mundial que ésta alcanzó con La Araucana, una de las cumbres de la poesía épica universal.

Allí está el Arauco domado, de Lope de Vega, que tiene el mismo nombre del poema épico que Pedro de Oña publica en Lima. En éste, el territorio chileno está lleno de especies animales y vegetales que aún no llegaban a América. La flora nativa no se ve por ninguna parte, y los mapuches hablan citando con gran erudición la mitología clásica.

Más fantasioso todavía es Diego de Santisteban Osorio, que publica en 1597 la continuación de La Araucana, en la que mezcla un segundo Caupolicán, con la Virgen María, y con personajes míticos como Dido, la fundadora de Cartago, y con Semiramis y Zoroastro.

El primer Chile novelesco

Fue Pablo Neruda quien descubrió la "primera novela chilena escrita por alguien que nunca conoció esta tierra". Se trata de la Historia de los amores de don Henrique de Castro, impresa en París, en enero de 1617. Su autor es un tal Loubayssin de la Marque, que firmó la obra como Francisco de Lamarca. Neruda apunta que el argumento se dispersa, a lo largo de 880 páginas, desde Milán hasta las islas Molucas, "entre infantas, saraos, bailes y banquetes, por entre turcos, pastores, chambelanes, príncipes y guerreros".

Lo notable de esta novela, indica el poeta, es que se inicia en Chile, en plena guerra de Arauco, con la siguiente frase: "En la Antártica región hay una provincia llamada Chile." Sin duda Lamarca había leído los famosos versos de La Araucana: "Chile fértil provincia señalada en la región antártica famosa…", y probablemente ésa fue la fuente de todo su conocimiento de nuestro país.

 
subir
         
< 1
|
|
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina