Monumento al roto chileno. Mientras más eses le pongan por delante a Sssschile, más segregados serán, en términos sociales, los que lo hagan.
 
Otras Columnas
El gran salto de los trabajadores

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Entrevista a Fidel Sepúlveda sobre lenguaje popular.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Agosto 2003

Lenguaje oral

Vamos cehacheizando... (continuación)
 

El choro, de sustantivo: molusco bivalvo, u órgano sexual femenino, puede convertirse en adjetivo: un tipo choro es un sujeto entrador, "canchero", magnífico ( el choro de la playa). Una cosa o situación entretenida, también es "chora", y en este caso se usa, asimismo, el diminutivo: chori. Tiene además, muchos otros usos: choreo (robo), chorearse ( aburrirse), echar la choreada (desafiar).

Antes, para aludir a algo interesante y ameno se usaba un término compuesto: picho caluga, que ya quedo en desuso. Otra "arcaica" expresión ceachizada era el "irse a la cochiguagua", por irse gratis o irse de alivio, o hacer algo sin trabajo ni esfuerzo.

Una digresión, propósito de "choro". Es muy frecuente en nuestro lenguaje coloquial el uso de las metáforas animales: gallo ( un tipo), pato ( situación de carencia económica), burro ( alguien porfiado o poco inteligente ), gallina ( cobarde), caballo ( fantástico, magnífico), yegua ( pequeño vehículo manual de carga, o adjetivo despectivo aplicado una mujer), ganso ( poco avispado), mula (cosa precaria o mal hecha) etc.

Un párrafo especial merecen el chancho y la chancha. Tienen tantos usos que convierten al lenguaje nacional en una fábrica de cecinas. Se usa para aludir a alguien repelente. El juego sucio y a las malas artes son "chanchadas". También sirve como sinónimo de bicicleta; incluso hay una tienda de reparación y venta de repuestas de bicicletas, al costado del Alto Las Condes, que se llama "La chancha pig". Antes, para sacarle brillo a los pisos se usaba un escobillón con un peso de metal encima; se conocía como "el chancho". Cuando llegaron las enceradoras eléctricas, pasaron a ser "el chancho eléctrico". Hay muchas expresiones de uso coloquial que también se sirven del porcino: "irse al chancho", o "a todo chancho". La pieza de dominó que tienen la misma cifra en ambos lados, también es el chancho. Y cuando el marido empieza a engordar, la esposa lo llama cariñosamente "chanchi".

Con estos usos de nombres de animales, se construyen frases que pondrían en aprietos a quien tratara de traducirlas a otros idiomas: "Ese gallo es gallina", o "ese ganso anda pato", o "ese gallo es un burro", o "esa yegua es caballa", o "ese ganso se fue al chancho".

La palabra "cacha", tiene al menos tres significados: empuñadura o mango, acto sexual, y entendimiento. De ahí viene el "¿cachai?", y la expresión "cáchalas never" para aludir a un tipo duro de mollera.

 
subir
         
|
2
|
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del