El grito con los chilenos alentamos a nuestros equipos es el famoso ¡Ceacheííííí! Si bien no ha producido resultados muy buenos, suena bien en los estadios.
 
Otras Columnas
El gran salto de los trabajadores

Chile una larga escuela. Historia de la educación.

Nuestra guerra con los Estados Unidos.
Ver más Artículos
 
Te Recomendamos
- Entrevista a Fidel Sepúlveda sobre lenguaje popular.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Chile Crónico
Inicio/Opinión/Chile crónico...
Agosto 2003

Lenguaje oral

Vamos cehacheizando...
 

Por Darío Oses

Hay muchos ensayos históricos o sociológicos que tratan de descubrir la identidad del chileno
una de las claves de nuestra identidad podría buscarse en un hábito lingüístico que permanece constante, a pesar de la invasión de palabras en inglés. Se trata de la tendencia del chileno a ceacheizarlo todo, es decir, a meter la CH de Chile en todas partes.

Hay muchos ensayos históricos o sociológicos que tratan de descubrir la identidad del chileno y las volátiles esencias de su ser. Se sugiere que en algún momento de nuestra historia extraviamos aquella identidad y que tendríamos que hacer lo posible para recuperarla y, además, reconciliarla de alguna manera con la modernidad, como han conseguido hacerlo algunos países orientales, especialmente el Japón.

Me parece que una de las claves de nuestra identidad podría buscarse en cuestiones evidentes y sencillas, como los perdurables hábitos que han resistido porfiadamente a la globalización. Hay, por ejemplo, un hábito lingüístico que permanece constante, a pesar de la invasión de nuestro léxico por palabras en inglés, que proceden principalmente de las jergas rockeras, computacionales y económicas.

Este hábito es la tendencia del chileno a ceacheizarlo todo, es decir, a meter la CH de Chile en todas partes, en la chuchoca, la chicha, , el cheque a fecha, el chancho, la pichanga, la cháchara, el empacho y la chacota.

Para qué decir cómo se reducen los nombre propios a apelativos ceachizados: Checho, Chechi, Chepa, Cucho, Chela, Pancho, Chumingo, Chila, Richi, Juancho, Chundo, Carmencha, Chabela, Licho, Lucho, Juancho, Chofi, Carloncho, Cachencho, etc.

El grito con los chilenos alentamos a nuestros equipos es el famoso ¡ Ceacheííííí! Si bien no ha producido resultados muy buenos, suena bien en los estadios.

Uno de las interjecciones más usadas, después del "apellido de Chile", es un término altamente ceachizado. Es una especie de lugar a donde nos mandan cuando se enojan con nosotros. No es precisamente "la punta del cerro". Se usa también como remate de una exclamación que expresa perplejidad o asombro. Luego de las elecciones de 1970 circulaba un chiste: Nixon llama desde Washington a la Moneda, y convencido de que ha ganado Jorge Alessandri, alcanza a decir: " Aló, ¿Choche?". Le contesta Allende: " No, Chicho". ¡ Ah chu...! exclama Nixon alarmado y cuelga.

Ciertos términos ceacheizados tienen usos múltiples. Es el caso de "chacra". Antes, alguien "de las chacras", era un tipo torpe, poco avispado. Ahora el "chacreo" es sinónimo de degradación, deterioro o saturación.

 
subir
         
< 1
|
|
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del