Turismo Cultural
Inicio/Notas y Reportajes/Turismo Cultural...
1 /

2 /

3 / 4 /
Abril 2007
Visita a la mina Chiflón del Diablo
Negro recorrido (continuación)

 

En cuanto al vestuario del minero en épocas pasadas Reyes narra que "los niños y los adultos trabajaban con ojotas de cuero. Usaban un pantaloncito, que se parecía a la bolsa minera. Trabajaban con el torso desnudo. Al cuello se amarraban un pañuelito, que se llamaba fallamán, para secarse el sudor".

A cambio del infierno bajo tierra la empresa otorgaba a los mineros ciertas compensaciones en la superficie. A los trabajadores se les daba casa, que consistía en una habitación de seis por seis metros donde las familias vivían hacinadas. Los baños, la cocina y los hornos para hacer el pan eran comunes. Este tipo de vivienda social era conocida como pabellones. Las casas de los empleados administrativos y técnicos estaban separadas, eran más grandes y tenían mejor infraestructura.

Otra regalía era la luz eléctrica. Lota fue el primer lugar del país que tuvo energía propia, gracias a la central hidroeléctrica de Chivilingo, ubicada a 14 kilómetros hacia el sur. "Fue la primera en el país, la segunda en Sudamérica y la tercera en el mundo. La diseñó Thomas Alva Edison y comenzó a funcionar a partir de 1897", relata orgulloso el guía José Reyes. Además, la compañía les daba a los obreros 500 kilos mensuales de carbón molido para la calefacción y a los empleados 500 kilos de carbón granado. También los lotinos contaban con un estadio, un gimnasio, una piscina y un casino diferenciados para los empleados y para los obreros. El pueblo tenía teatro, escuela y hospital y con el tiempo fue nombrado Lota Alto.


Pabellones mineros
 
Subir
1 /

2 /

3 / 4 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: