Turismo Cultural
Inicio/Notas y Reportajes/Turismo Cultural...
1 /

2 /

Enero 2008
Moais
Estatuas ancestrales (continuación)

 

El tema del traslado sigue siendo uno de los "misterios" de la isla. Aunque se han "probado" experimentalmente diferentes métodos, deslizando las estatuas acostadas sobre trineos de troncos tirados por cuerdas, o haciéndolas bascular en posición vertical. Recientes excavaciones en los "caminos de los moai" muestran un sistema mucho más complejo, consistente en el uso de postes verticales a ambos lados de un camino preparado de manera especial, sugiriendo el abundante uso de palancas y cuerdas. Al menos, está claro que el traslado fue la obra más exigente en todo el proceso.

A lo largo de los siglos, los moai muestran una clara evolución en estilo y tamaño. Los modelos más antiguos son más pequeños y de estilo naturalista, mucho más cercanos a los prototipos del núcleo de la cultura polinésica ancestral (Tahiti, Marquesas), de donde deriva todo el sistema que encontró en Rapa Nui el estímulo para un nuevo desarrollo. Con el tiempo, los moai se fueron haciendo cada vez más estilizados y de mayor tamaño, como se observa en las estatuas sin vida abandonadas en la cantera, hasta llegar a formas imposibles. La explicación para este proceso, que llevó al colapso final de megalitismo, debería encontrarse en el intento del antiguo orden aristocrático por mantener el sistema, cuando las presiones productivas superaron la capacidad de carga del frágil ecosistema, hasta llegar a la destrucción del ambiente.

Los moai quedaron abandonados como mudos testigos de un orden insostenible. Todos los que estuvieron sobre un ahu fueron derribados, y los ojos que proyectaron alguna vez el mána de un antepasado fueron destruidos. La mayoría de las estructuras fueron convertidas en osarios, para depositar los huesos blanqueados de los miembros de las familias.

Ampliar la fotografía
 
Subir
1 /

2 /

     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: