Iglesia de Castro, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco.
 
+ Turismo
Benito Baranda
Iglesia de Tenaún
Benito Baranda
Iglesia de Colo
Benito Baranda
Iglesia de Dalcahue.
Ver todas las notas
 
Te Recomendamos
Iglesias chilotas.cl
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Turismo Cultural
Inicio/Notas y Reportajes/Turismo Cultural...
 
Patrimonio de la Humanidad:

Chiloé y sus iglesias (continuación)
Por lo general, los templos de esta escuela se emplazan cerca de la costa. Pero también se buscó para la mayoría un resguardo montañoso por el norte y se las orientó hacia el sur, a fin de protegerse de las lluvias.

Las iglesias consisten en un gran volumen hermético de proporciones horizontales, techado a dos aguas, que en general se apoya sobre piedras de fundación para aislarse de la humedad. El extremo que enfrenta al visitante se ensambla con un cuerpo vertical, la torre-fachada, que es el elemento característico de estas construcciones, y que terminó de configurarse hacia mediados del siglo XIX, período que corresponde a la culminación del modelo tipológico de la iglesia chilota. Esta torre-fachada, siempre rigurosamente simétrica, se compone de un pórtico de ingreso -con su arquería-, el hastial o frontón y la torre. La torre se constituye en el rasgo esencial de la construcción, no sólo por su importancia simbólica -es el soporte de la cruz y de las campanas-, sino también porque a lo lejos los navegantes veían las torres como faros que indicaban donde desembarcar.

En el interior, el espacio es en planta basilical y tres naves, de las cuales sólo la central llega a la pared del fondo; las dos laterales terminan antes en un tabique que da lugar a la sacristía y al cuarto donde se disponen los objetos litúrgicos. Separan las naves columnas de una pieza de madera; estas últimas se erigen en general sobre piedra. Las bóvedas son en la mayoría de los casos de cañón corrido; las excepciones son Achao -donde tal elemento es de casquetes-, Castro y Rilán -que tienen bóveda de crucería-.

Con los años el alerce, el coigüe y el ciprés con el que fueron construidas absorbió la humedad, adquiriendo un color oscuro y grisaceo. En su interior recibieron los pasos de su gente y se encendieron incontables veces las velas de los fieles. Afuera, la comunidad organizó las procesiones, hombres y mujeres por separados a cargo de una labor específica: la vestimenta y transporte de las figuras religiosas, la preparación de la comida y los cantos, dando lugar a un rico acervo de tradiciones locales, sin las cuales estos templos serían sólo madera vieja.

Este el valor inconmensurable de las iglesias de Chiloé: son parte de nuestro capital cultural en su dimensión tangible e intangible; un capital que es único e irrepetible y que justificó el nombramiento de 16 iglesias como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Fuentes: Consejo de Monumentos Nacionales, Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) y Pilares de la Evangelización, Renato Cárdenas.

 
subir
     
|
2 >
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos  
Un Sitio