Cartagena, villa construida en 1900 por Alejandro Serani. Despliegue de elementos pintorescos y galerias de vidrios.
¡Haz click en la foto!

+ Turismo
Benito Baranda
Iglesia de Castro
Benito Baranda
Iglesia de Colo
Benito Baranda
¡Bienvenidos a Belén!
Ver todas las notas
 
Te Recomendamos
Iglesias chilotas.cl
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Turismo Cultural
Inicio/Notas y Reportajes/Turismo Cultural...
Enero 2002

Entrevista con Cristián Boza, arquitecto:

Patrimonio arquitectónico de los balnearios de Chile (continuación)
 

- ¿Qué caracteriza en general a la arquitectura de los balnearios?

- Es muy ecléctica, en ella confluyen todos los estilos posibles. En general hay un uso más intensivo de la madera, en comparación con los asentamientos netamente urbanos, pero también hay casos como Cobquecura, que es cien por ciento de piedra, una maravilla. Las construcciones de Josue Smith en Zapallar, por ejemplo, son principalmente de ladrillo y adobe.

- ¿Qué particularidades adoptan en los balnearios los estilos que predominan en la ciudad?

Bueno, evidentemente, al ser lugares con un carácter recreacional hay un factor lúdico. Las casas tienen otro formato, otro espíritu, pero básicamente se reproducen las tendencias estilísticas que encontramos en Santiago: variaciones del art deco y del art nouveau, interpretaciones neoclásicas…como la de la Quinta Rioja en Viña, que sin ser muy ortodoxa tiene una fuerte intención neo clásica. Edificios como el Casino de Viña revelan ese increible ecclecticísmo, que con gran pompa, mezcla un montón de estilos logrando un carácter particular.

- ¿Qué caracteriza en general a la arquitectura de los balnearios?

- Es muy ecléctica, en ella confluyen todos los estilos posibles. En general hay un uso más intensivo de la madera, en comparación con los asentamientos netamente urbanos, pero también hay casos como Cobquecura, que es cien por ciento de piedra, una maravilla. Las construcciones de Josue Smith en Zapallar, por ejemplo, son principalmente de ladrillo y adobe.

- ¿Qué particularidades adoptan en los balnearios los estilos que predominan en la ciudad?

Bueno, evidentemente, al ser lugares con un carácter recreacional hay un factor lúdico. Las casas tienen otro formato, otro espíritu, pero básicamente se reproducen las tendencias estilísticas que encontramos en Santiago: variaciones del art deco y del art nouveau, interpretaciones neoclásicas…como la de la Quinta Rioja en Viña, que sin ser muy ortodoxa tiene una fuerte intención neo clásica. Edificios como el Casino de Viña revelan ese increible ecclecticísmo, que con gran pompa, mezcla un montón de estilos logrando un carácter particular.

- ¿Qué balnearios le parecen más valiosos desde el punto de su patrimonio arquitectónico?

- Partamos diciendo que no ha habido ningún respeto, ninguna preocupación por valorizar ni conservar este patrimonio. El famoso castillo San Jorge, de los Edwards, que estaba en el cerro Castillo de Viña y que es un edificio precioso, lo demolieron para construir un edificio de departamentos absolutamente fatal: blanco, lleno de curvas y siutiquerías. La Avenida del Mar, que era el tramo que había entre el Castillo Buhls y el Hotel Miramar, tenía al menos diez edificios valiosos. Hoy queda el castillo Buhls,que se ha salvado por suerte, igual que el Club Arabe. Todo lo demás fue demolido. Hay mil ejemplos de barbaridades en los balnearios. Un gran arquitecto fallecido, al cual yo admiro mucho, Juan Echeñique, se mandó un numerito absolutamente increible en Papudo, instalando contra el cerro un edificio inmenso y verde que dejó a la iglesia del pueblo convertida en una cajita de fósforos. Y así ha habido una depredación patrimonial salvaje, aunque también quedan cosas bien mantenidas, como algunos castillos en Viña, el palacio Recart en Papudo, las casas de Zapallar, que es un caso particular, donde a pesar del éxito inmobialiario, se han conservado las grandes construcciones, como la casa de los Aldunate, que es la Municipalidad, o la casa de Benito del Villar, construida por Josue Smith. Balnearios valiosos como Cartagena se han conservado gracias a su propia decadencia. Si Cartagena hubiera sido cotizada y hubiera habido un boom inmobiliario habrían arrasado con todo. Afortunadamente todavía están ahí las casas, que se pueden salvar. En Cobquecura pasa algo parecido. Está intacta, porque nadie está interesado en ir a invertir ahí.

- ¿Cuáles fueron las mayores sorpresas que se llevó en este trabajo, con respecto a los lugares encontrados, o a los hallazgos patrimoniales?

- Pichilemu y Cobquecura me soprendieron por el valor de su arquitectura. No los conocía. Cobquecura es realmente interesante. Tiene una trama octogonal de casas todas de piedra laja que remata en una playa enorme con una isla al frente, donde tú escuchas el aullido de los lobos marinos. Es muy atípica, muy especial. Su belleza no tiene nada que ver con el esplendor de Viña del Mar o Zapallar.

Balnearios reliquia

Cartagena, en la Quinta Región y Cobquecura, en la Sexta, son dos ejemplos notables de arquitectura tradicional que se conserva en gran medida, aunque lejos de las condiciones que aseguran su sobrevivencia. La ausencia de interés inmobiliario ha colaborado en evitar las demoliciones masivas.

subir

 
subir
     
|
2 >
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina