Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link


Margarita llegó a vivir con sus padres cuando la Villa Portales recién estaba construida.

Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 / 4 /
Enero 2008
Villa Portales
Entre la esperanza y el miedo (continuación)

 

"Me alegro de que arreglen la Villa, está tremendamente venida a menos y es una pena, esta obra de arquitectura chilena que fue tan famosa, publicada hasta en Japón", dice García-Huidobro, quien reconoce en ella la inevitable influencia de Le Corbussier, que marcó el desarrollo del modernismo en Chile. "Todo cambió con Le Corbussier. Aunque uno no quisiera ser su discípulo, estaba su influencia". Aparte del valor social de esta obra construida para la clase media, específicamente para los imponentes de la Caja de Empleados Particulares, García-Huidobro destaca el trabajo de coordinación del proyecto, llevado a cabo por tres empresas constructoras y en las que fue fundamental la articulación realizada por la oficina de arquitectos. "El milagro más grande fue que nos pusiéramos de acuerdo", dice. En cuanto al diseño, el arquitecto explica que "el objetivo de combinar blocks con casas era mantener la medida de las cuadras antiguas de Santiago, lo cual se consigue con la alineación de las casas, mientras que los edificios refuerzan las manzanas. Como en esos tiempos no se contemplaban los ascensores, había que construir en poca altura. El techo de las casas era para nosotros el nivel cero. Desde ahí se proyectaban tres pisos hacia arriba, lo cual era el tope del conjunto. Fue bastante ingenioso".

Una obra sinónimo de vanguardia tanto en Chile como en el extranjero, conocida, entre otras cosas, por el uso de hormigón en su expresión brutalista, cuyos 19 blocks estaban decorados con hermosos bajorelieves realizados por el artista chileno Ricardo Irarrázabal. "También estaba previsto colocar esculturas de Raúl Valdivieso, pero finalmente eso no se concretó", cuenta García-Huidobro. Gran número de publicaciones chilenas y extranjeras publicaron en sus páginas las fotografías de sus edificios y jardines.

"Esto era una paraíso", cuenta Margarita, una profesora propietaria que llegó allí a vivir con sus padres cuando la Villa recién estaba construida. "Todo esto eran áreas verdes preciosas -dice señalando lo que hoy es un tierral cubierto de basura-. Había unos puentes que cruzaban de un block a otro y nosotros nos instalábamos ahí a tocar guitarra. No había drogadicción ni delincuencia como ahora".

Tras el golpe militar de 1973 el modelo de Unidad Vecinal se quiebra junto con el sistema político social que lo sustenta. La Villa se transforma, como otros sectores de la ciudad, en escenario de enfrentamientos políticos, poblado por una de las clases sociales más profundamente afectadas por el golpe. Desde entonces se estigmatiza como un lugar inseguro y de alta criminalidad. "Yo trabajaba en la universidad y fui exonerada, dice Margarita. Desde el golpe la Villa quedó abandonada. El municipio dejó de mantener las áreas verdes. Las viviendas se fueron deteriorando y no hubo más recursos para mantenerlas. Este fue considerado un lugar peligroso. Se convirtió en una población marginal".

Respecto de los proyectos, la antigua vecina señala no contar con mayor información "ya que no voy a las reuniones de la junta de vecinos", explica. Eso sí, deja ver la desconfianza propia de quien está acostumbrada vivir en el abandono y la estigmatización: "Hoy en día todo es negocio. Eso se lo aseguro. Seguramente, los que están trabajando en el "Quiero Mi Barrio" están recibiendo plata. Aquí nadie hace nada por bolitas de dulce".

 
Subir
1 /  2 / 3 / 4 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: