Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 / 4 / 5 /
Noviembre 2006
Verónica Adrián, miembro de la Red de Ciudadanos por Ñuñoa:
"En Chile no se planifica, se desplanifica"

 

En una comuna de Santiago, como en muchos otros puntos de la capital, surge un movimiento que intenta defender a los vecinos frente a la destrucción de sus viviendas y de los barrios patrimoniales en aras de la construcción de torres de departamentos que cambian irremediablemente el rostro de la ciudad. Una de las fundadoras de la Red de Ciudadanos por Ñuñoa, la arquitecta Verónica Adrián, entrega los fundamentos de una acción comunitaria que busca rescatar la belleza del entorno urbano, defender la propiedad privada y exigir una planificación sustentada en las necesidades de la población.

Por Paula Fiamma



“Masacre urbana”, así describe la Arquitecta Verónica Adrián, miembro y una de las fundadoras de la Red de Ciudadanos por Ñuñoa, al proceso de destrucción de casas y barrios patrimoniales que afecta a su comuna bajo la fuerte presión inmobiliaria. La profesional, titulada en la prestigiosa Escuela de Arquitectura de Paris La Villette, lleva trabajando más de 10 años en la recuperación de los barrios consolidados históricos, específicamente en la vivienda popular tradicional. Gestora del Programa de Recuperación y Protección de Pasajes y Cités de la región Metropolitana, hoy también es impulsora de un movimiento ciudadano que comienza, a partir de un caso que afectó directamente a su familia y que refleja la situación de varios vecinos que han visto cómo su casa es deteriorada desde los cimientos por la construcción de un edificio en el terreno contiguo.

A través de la experiencia de Verónica Adrián se puede comprender una contienda comunal que se repite y expande explosivamente en otros puntos de la ciudad, como San Miguel, Santiago Centro, Providencia, Pedro Aguirre Cerda y San Ramón, entre otros. Esta es la historia de un alzamiento cívico espontáneo, que convoca a personas de todas las edades, credos y ocupaciones. Una sacudida del letargo que por años mantuvo a los habitantes sin una participación real, pues creían que "no sacaban mucho con movilizarse porque los costos eran mucho más altos que el intento". Una batalla pacífica y enérgica que conlleva el estudio de herméticas ordenanzas urbanas y una toma de conciencia: “ahora nos dimos cuenta que sí podemos, es cosa de informarse y decir las cosas por su nombre”. Un movimiento que sale a las calles y plazas para impedir que desaparezca un modo de convivencia, que tiene que ver con el diálogo y el encuentro en los espacios públicos. Un levantamiento que intenta rescatar la belleza del entorno, defender la propiedad privada y exigir una planificación urbana fundamentada en las necesidades de la población y no en el valor del metro cuadrado.
 
Subir
1 /  2 / 3 / 4 / 5 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: