Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 /
Marzo 2009
Fiesta de la Vendimia del Valle de Colchagua
El valle de fiesta (continuación)


Sin contar con un hotel capaz de recibir al turismo vitivinícola, los tures sólo podían realizarse por el día, la mitad del cual se ocupaba en el traslado desde la capital. “Comentando esto con Carlos (Cardöen), él me dijo: hagamos un hotel. Había comprado un terreno frente a la plaza donde había un antiguo hotel de adobe en ruinas. Partió en el año 2000 con las primeras 45 habitaciones. Era el único hotel en todo el valle. Hoy tiene más de 100 habitaciones”.

Además de haberse criado y poseer tierras y propiedades en la zona, Cardöen estaba vinculado a la producción vitivinícola como el mayor accionista de la viña Tarapacá, ubicada en el Valle del Maipo. Tras construir el hotel, continuó acrecentando la colección y las instalaciones del museo, implementando nuevos pabellones. Además, permaneció activamente vinculado a la asociación de viñateros de Colchagua, quienes en 1999 crean una nueva sociedad, agrupando viñas grandes, medianas y pequeñas.

Viñas de Colchagua S.A. se planteó un nuevo objetivo : la promoción de la denominación de origen Valle de Colchagua, que se sumó a la gestión turística de la Ruta del Vino. “Ahí lo que hicimos fue invitar a participar a la viñas que tenían una calidad de vino importante, competitivos a nivel internacional. Se constituye con nueve empresas: todas las de la ruta, menos la Posada y Pueblo Antiguo, a las que se suman Selentia, de vinos Santa Elena; Luis Felipe Edwards; Casa Silva y Casa L’Apostolle. Al año, se integró Viña Montes. Hoy son 18 en total. Se incorporaron Caliterra, Viña Santa Cruz, propiedad de Cardöen; Santa Rita; Estampa; Cono Sur; Emiliana y Las Niñas”.


Arriba del tren

Fascinado con el tren del circuito de Napa Valley, en California, Thomas Wilkins vuelve a Santa Cruz y lo comenta con su amigo Carlos Cardöen, cuya respuesta, una vez más, fue “hagámoslo”. Para ello se formó la Corporación Tren del Vino, presidida por Carlos Cardöen, en la que participaba la Fundación Cardöen, la Asociación del Patrimonio Ferroviario de Chile, EFE y 4 o 5 municipios por los cuales pasaba la línea del tren, además de la asociación Viñas de Colchagua. “La Fundación Cardöen puso fondos, nosotros también y conseguimos recursos del Gobierno a través de proyectos”, cuenta Wilkins. Sin embargo, posteriormente, los viñateros se retiraron de la entidad: “No se cumplieron nuestros objetivos. Nosotros establecimos una serie de beneficios para las viñas que no se cumplieron. El beneficio sólo alcanzó a las viñas más cercanas a la línea del tren y de alguna forma también hubo un tema de imagen, ya que el proyecto se identificó totalmente con Carlos Cardöen”, explica el gerente.

La última apuesta de los viñateros asociados se llama Colchagua Wine and Tour y “es la comercializadora de nuestros productos – explica Wilkins-. Es una operadora de turismo y una tienda de vinos, en la cual ofrecemos productos de nuestras 18 viñas asociadas, además de otros productos locales. Nuestra oficina de información turística ofrece recorridos en todo el Valle, otros productos y servicios turísticos complementarios, n el fin de apoyar el desarrollo integral del turismo. Son muchas las iniciativas que han nacido al alero de la Ruta del Vino, que ha generado oportunidades que se traducen en que hoy hay cinco proyectos hoteleros nuevos, entre ellos el Hotel Vendimia, el Casa de Campo, el hotel Casa Silva, la Residencia Histórica de Marchihue. Los nuevos restaurantes, como el Pan Pan Vino Vino; el Veta Bistró, en la Viña La Posada y el peruano La Casita de Barriales”.
 
Subir
1 / 2 / 3 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: