Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 /
Diciembre 2008
La Vega: ayer y hoy
Fértil provincia (continuación)
Ultra Mapocho

Antes de que, hacia fines del siglo XVIII las tierras al norte del Mapocho fuesen integradas al perímetro urbano, la Vega ya se venía consolidando como un lugar privilegiado para el comercio popular. Desde la Colonia, los campesinos estacionaban sus carretas para vender el producto de su trabajo en la Cañadilla (actual Independencia), calle que, según Thayer Ojeda, en Santiago de Chile: el origen del nombre de sus calles (1904), “fue siempre un camino real por el cual se iba a las chácaras del lado norte de la ciudad”. De esta manera, el sector se ha asociado desde sus orígenes al abastecimiento de los frutos inmediatos del mundo rural y, con ello, al sabor más puro y la mejor calidad.

Por su parte, la calle que corre a lo largo del río -y que dio su nombre al barrio que alberga la Vega- era conocida como “calle de La Chimba”, término de origen quechua cuya traducción literal es “de la otra banda”. Según Carlos Lavín, en La Chimba (1947), el vocablo se aplicaba a las ciudades jardines que los inkas ubicaban regularmente en la margen opuesta del río a cuyas orillas planeaban una población. Thayer Ojeda agrega que en esta arteria tuvieron preferentemente sus casas-quintas los magnates de la Colonia.

Del cruce de estos mundos surgieron nuevos ambientes cuya consolidación fue también incentivada por la construcción del puente de Calicanto (1779), que permitió que los comerciantes se establecieran en sus rampas de acceso y de salida, motivando la circulación permanente de distintos grupos sociales que confluían en este nuevo espacio público. Así, la zona se fue asociando al mismo tiempo a la diversión y el ocio, ya que en torno a este comercio confluyeron también otros espacios para el consumo y la sociabilidad popular, como bares, chinganas y burdeles.

Junto a la incipiente regularización del comercio en este mercado, hacia fines del siglo XIX se sucedieron diversas obras públicas que modificaron el espacio urbano, otorgándole gran parte de sus características actuales. En esta época comenzó a funcionar el Cementerio Católico, vecino al Cementerio General que había sido inaugurado en 1821 y, en el mismo período, fue abierto el templo de la Recoleta Dominica. Tras la Guerra del Pacífico, la calle La Chimba pasa a llamarse Dardignac -“en memoria de un bravo militar de la guerra contra el Perú y Bolivia”, según relata Thayer Ojeda- y, durante la crecida del Mapocho en 1888, se derrumba el puente de Calicanto, debido a los primeros trabajos de la canalización del río. Aunque en esos momentos el hecho provocó la molestia de la sociedad que veía en el viejo puente un patrimonio urbano, el encauzamiento del río, concluido en 1891, junto a la construcción de varios puentes de acero que se mantienen hasta la actualidad, permitió el establecimiento definitivo de la Vega.
 
Subir
1 / 2 / 3 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: