Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 /
Marzo 2008
Sonia Montecino:
"Es evidente que la condición social y de género ha determinado la imagen y la lectura de Gabriela Mistral" (continuación)

 

El contexto social de comienzos del siglo XX, que ofrece escasas oportunidades a las mujeres en general y ningún espacio para las mujeres de las clases bajas y rurales, es determinante en esta especie de castración que sufre la figura de la poetisa: "Es una escritora, una intelectual que se fue formando a pulso y construyendo una carrera pedagógica (única posibilidad en esa época de trabajo intelectual para las mujeres populares o de las clases medias). En ese sentido es bien evidente que su condición y posición de género -en el amplio sentido de la palabra, imbricado en la clase social, la generación y la pertenencia étnica- determinó (y determina) los modos en que fue construida su imagen y la recepción de su obra", explica Montecino.

Sonia se refiere, en este punto, no sólo al desconocimiento y desvalorización de su obra literaria, sino también a la reducción de su imagen a la de una abnegada maestra rural, sin haberse puesto suficientemente de relieve su trascendental aporte en el ámbito de la antropología de la educación, a nivel latinoamericano. "No sólo como profesora que pone en práctica una pedagogía renovada, sino también a través de sus ensayos en los que queda de manifiesto una mirada muy contemporánea sobre lo que significa enseñar. Por otro lado, la experiencia con el mundo indígena en México la llevó a entender también una pedagogía adecuada a las diversidades étnicas, de clase y género. Esta se plasma en su libro de textos, publicado en México, Lecturas para Mujeres, que ha influido en la formación de muchas generaciones de ese país".

En cuanto a su contribución decisiva en la participación ciudadana y la educación de las mujeres chilenas, Sonia destaca su lucha por el derecho de éstas a estudiar. "En un artículo publicado en 1931 incluso vaticina que Chile tendrá una Presidenta de la República". En su opinión, es muy interesante notar que su postura no se corresponde con el feminismo clásico, en la medida en que considera la maternidad como consustancial a la identidad femenina. "Pone lo reproductivo junto a lo productivo como aspectos inseparables". Se trata, además, de una visión fuertemente marcada por la perspectiva de clase: "Mistral piensa que el feminismo chileno debe ser transversal a las clases que lo componen, y hace una crítica al feminismo de su época -liderado por las clases medias y altas- que no considera a las obreras y a las empleadas. En síntesis, yo pienso que hay que estudiar profundamente sus postulados feministas pues constituyen una mirada propia que se relaciona con la época en que ella vivió, pero que, al mismo tiempo, toca temas aún no resueltos en nuestro país".

Interesante resulta destacar la potente y paradojal función que cumple la imagen de Gabriela Mistral en el tema de la maternidad: es la "solterona", que no es madre biológica, que adopta a un hijo (del cual también se especula que sea un hijo "ilegítimo"), es ella misma, hija de una madre abandonada y, a través de su vida y obra, realiza una importante puesta en valor de la maternidad: "Será ella quien construya y ponga de manifiesto una simbólica muy anclada en nuestra cultura: me refiero al ensalzamiento de las madres, sobre todo de las populares, de las indígenas, las solas, de su propia madre como corolario de una madre sin marido, pero que no por ello deja a sus hijos(as) en la indigencia".

 
Subir
1 / 2 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: