Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 /
Noviembre 2007
Remberto Echeverría:
"La gran falla de Transantiago es haber subestimado el tiempo de los pasajeros"

 

El nombre del ingeniero experto en transportes, Remberto Echeverría, ex funcionario de Ferrocarriles del Estado se ha hecho conocido en los medios por sus persistentes denuncias al Transantiago y principalmente, al trazado de las líneas de Metro. Señala que el sistema, en su conjunto, no está contribuyendo a descongestionar ni a descontaminar Santiago y que la gran falla de su planificación es no haber considerado importante el factor tiempo en los desplazamientos. Critica, además, la gestión de Ferrocarriles y habla de la importancia de los trenes para descentralizar el país.

Por Rosario Mena


Una verdadera cruzada personal por el sistema de transporte en Santiago es la que ha emprendido, de un tiempo a esta parte, el ingeniero civil, formado en la Universidad Católica, Remberto Echeverría. Un nombre difícilmente olvidable que, según él, sólo 12 personas en el mundo tienen el honor de llevar. "Yo tenía un santo en febrero - cuenta-, pero lo sacaron. No sé por qué".

Sus investigaciones sobre el Transantiago y, especialmente, sobre la ejecución de las líneas de Metro desde el año 2000 en adelante, tema que ha criticado duramente, ocupan gran parte de su tiempo, al igual que sus entrevistas a los medios de prensa, sus visitas a la cámara de diputados y sus incesantes reuniones y correos electrónicos para llegar hasta el fin con lo que considera su deber ciudadano: "Denunciar que el Transantiago, tanto en el sistema de buses como en el Metro, no cumple con las condiciones técnicas con que debería haber sido planificado, y está afectando negativamente la calidad de vida de los habitantes". Un tema no menor si se considera su gran movilidad: "Los santiaguinos hacen 16 millones de viaje diarios dentro de Santiago".

En su evaluación, los defectos del antiguo sistema de buses, si bien eran molestos y poco dignos de un país desarrollado, no constituían problemas estructurales, como son las actuales falencias. "La gente antes se quejaba de que los choferes corrían, luchando por los pasajeros, de que eran maleducados con los pasajeros. Pero no habían colas, la gente ocupaba el tiempo mínimo en viajar y partía desde cualquier población todas las mañanas, sin problema para ir ni para volver. Hoy, con los trasbordos y la escasez de máquinas, se aumentó demasiado el tiempo de viaje afectando dramáticamente a las personas. Una variable a la cual no se le dio suficiente importancia".

Teóricamente -según explica- el optimizar los recorridos y establecer trayectos más cortos, con trasbordos, permitiría eliminar buses y disminuir el consumo de petróleo. "El gran problema es que antes el pasajero tomaba un solo bus, muy pocos tenían que trasbordar. Ahora, por los menos el 80% tiene que trasbordar. El único beneficio real para los pasajeros ha sido la tarjeta, que era un tema que se debía implementar de todos modos. Los buses actuales contaminan exactamente igual que los de antes. Lo que fue una idea aparentemente buena, resultó ser una absoluta equivocación". Echeverría pone de manifiesto "el absurdo de pasar de las 8000 micros que existían anteriormente, a la mitad. Ahora dicen que serán 6400. Eso podría estar bien, pero sigue estando el problema del tiempo de viaje".

 
Subir
1 / 2 / 3 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: