Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
6 /
Diciembre 2006
Entrevista con Mauricio Redolés, integrante de Vecinos por la Defensa del Barrio Yungay
Contra el asedio a la pequeña patria (continuación)

 

Participación versus ganancias privadas

- Por mucho tiempo a la gente se le negó la participación y ese rol se ha recuperado con el tiempo. Pueden reclamar y unirse.

- Estoy de acuerdo con eso, pero lamentablemente ese es un argumento cada vez menos válido porque Pinochet se nos aleja en el tiempo, no le echemos más la culpa. Ha habido un intento por democratizar a la sociedad. Eso lo han hecho los gobiernos de la Concertación, pero no la han transformado en una sociedad menos capitalista. No podemos pensar que los comportamientos actuales de la sociedad chilena están relacionados con Pinochet. La revolución de los pingüinos habría sido imposible el '92, porque los cabros que estaban en 4º medio habían vivido 16 años bajo la dictadura. Habían nacido el '74. Hoy día es posible, porque no quieren saber nada de la LOCE, la última ley de Pinochet. Cuando se encuentran con los profesores que lucharon contra la municipalización, con los profesores de izquierda más comprometidos, se dan cuenta que esa lucha ya la habían dado los viejos. También la gente mayor, los de 50, tienen otra noción. Vivimos la experiencia de Allende hasta los 20 años promedio. A esa edad te das cuenta de lo que estás viviendo. La generación de al medio es una generación que ha tenido que descubrir los usos y las prácticas democráticas después del '90.

- El problema ahora es que el suelo vale más como terreno para la construcción que por el valor de una vivienda patrimonial construida en ese lugar. ¿Qué es para ti ese pedazo de tierra en el barrio Yungay?

- Para mí tiene que ver mucho con mi infancia y mi juventud, pero ese es un caso particular. Lo más importante es estar conciente del valor histórico del barrio. Tiene hasta decreto de fundación por el Presidente Prieto. Antes Santiago era solamente el centro. Todo el sector sur del Alameda todavía no existía. A este barrio le decían Villita de Yungay, antes se llamó Llanito de Portales. Santiago llegaba hasta avenida Brasil cuando llegó Pedro de Valdivia, incluso hasta Teatinos, se podría decir. De 1540 y tanto a 1840 (cuando se comenzó a urbanizar) habían 300 almas. Quienes se quedaron finalmente con esas tierras, fueron los abuelos de Portales. El padre de Portales cuando lo dividió lo hizo en 16 hijuelas. De ahí fueron vendiéndolas de a poco. Después, las hermanas de don Diego Portales Palazuelos, tenían maridos que hacían negocios, entonces empezaron a hacer calles, a lotear. Algunos de los que compraron fueron don Jacinto Cueto, de ahí viene el nombre de la calle Cueto. Los que se dedicaron al negocio inmobiliario eran Cueto y Sotomayor. Luego lo fueron habitando hombres de letras y políticos. Este es un barrio que se transforma en una especie de pequeña patria. Encontrarse con gente del barrio Yungay en el exilio era como encontrarse con alguien de la pequeña patria: "Aahhh yo vivo en Sotomayor, yo en Erasmo Escala". El sector tiene esa impronta. Al ser un barrio antiguo, el primer barrio de Santiago, tiene un valor simbólico que los otros no podrían alegar.

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
6 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan, necesariamente, el pensamiento de Nuestro.cl.
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: