Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 /
Diciembre 2006
Entrevista con Mauricio Redolés, integrante de Vecinos por la Defensa del Barrio Yungay
Contra el asedio a la pequeña patria (continuación)

 

- Cuando hablan de que un terreno es desafectado significa que se le quita la protección por tratarse de un bien de interés histórico…

- Es el desafectamiento del edificio mismo como construcción patrimonial. También estaba en el plan, incluso nos mostraron las fotos de las casas que querían destruir. Al no tener los vecinos ayuda de la municipalidad muchas veces han tenido que remodelar la fachada porque se está cayendo. Entonces la casa pierde su arquitectura original, por lo tanto se desafecta. Es una triquiñuela que estaban usando a ultranza.

- ¿Pero qué ganan los municipios?

- Raúl Alcaíno me dijo personalmente "yo no quiero matar al barrio Yungay ni quiero edificios de 20 pisos". Si el me dice eso yo no te podría decir que el gana algo. Evidentemente que ahí tiene que haber no sé si coimas, o relaciones económicas, directas, pero eso es un tema de investigación periodística.

Entonces lo que proponían estos arquitectos de la municipalidad era la destrucción de parte importante del barrio, la desafectación del valor histórico de casas que estaban en otros lugares del barrio. La calle Huérfanos, la calle García Reyes, que no tenían nada que ver con el Parque. Ellos decían algo así como "a ustedes les conviene porque van a poder vender mejor sus casas". Es como decir las correteamos de acá y confórmense con algo de 10 lucas.

- Es el peso del sistema sobre los ciudadanos.

- Lamentablemente así actúa este sistema, tal vez porque acá en Santiago y en el barrio Yungay hay intelectuales que se movieron: arquitectos, profesores de historia, escritores. Nosotros hemos logrado hacer un par de números de una revista y cabildos. Pero qué pasa con las comunidades menos informadas, que no saben ni siquiera a dónde ir a reclamar. ¿Qué pasa con ellas? Las matan. Y eso ha pasado con la construcción de carreteras en Chile que han cruzado por la mitad de campos y de pueblos. ¿Alguna vez alguien hizo un estudio del impacto sobre esas comunidades? Acá por lo menos, nos hemos movido. Damos entrevistas. Hay localidades que han sido destruidas y de ellas no queda nada. Alguien me puede decir, sí pero aún tienes el derecho a pataleo. Sí, pero es que yo quiero más que el derecho a pataleo. Hay que exigir el derecho a la dignidad y al respeto, de la vida de los vecinos, de la comunidad. Porque aquí, como en muchas partes del mundo, lo que manda es la inversión capitalista. Eso es lo que determina el comportamiento y los gustos de la sociedad. Creo que el límite tiene que ver con la paciencia humana, de decir "esto yo no lo aguanto más". Pero en Chile se tiene una paciencia prodigiosa…

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan, necesariamente, el pensamiento de Nuestro.cl.
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: