Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 /
Enero 2008
Entrevista con Francisco Torres, director del Museo Antropológico Padre Sebastián Englert, de Isla de Pascua
"Chile no se ha propuesto ser una nación del Pacífico" (continuación)

 

Paraíso sin ley

"Los caballos no los maneja nadie. De un año a otro tienen parejas y después continúan con las crías, que crecen en forma salvaje –cuenta Francisco mientras observamos a la orilla del camino a una yegua con dos pequeños potrillos-. Eso es una de las magias de la isla, lo que está en la superficie. Una virginidad que se basa en la falta de normas. Y que conlleva su propio riesgo. Ha habido varios accidentes de auto por los caballos que andan sueltos. Además del deterioro de los suelos, que en algunas partes son muy frágiles. Uno de los problemas del turismo suelto es que arriendan un jeep, una cuadrimoto y hacen turismo aventura. Y eso ha generado tanta erosión en sectores como Terevaka (el volcán más alto de Rapa Nui, con 520 metros, ubicado en la parte central de la Isla), que hubo que cerrarlo a la gente, pero igual se meten".

- ¿También hay amenazas al patrimonio desde los propios habitantes, en el sentido de que tienen dentro de sus terrenos patrimonio que desconocen?


- Claro. El problema es ponerle el cascabel al gato, aquí es muy difícil delimitar el terreno arqueológico, porque son sitios de distinto valor, cada cosa tiene su valor, por su monumentalidad, por su historia o por su estado de conservación. Por lo demás, no existe, en ninguna parte, una definición de sitio arqueológico que lo delimite. En el caso de la Isla, el Estado ha vacilado entre el sobre-proteccionismo y el abandono. Y también hay conflictos de legislación. Por una parte la ley indígena protege la tierra para los rapa nui, y se está encaminando hacia el mayor poder de las poblaciones indígenas sobre su patrimonio, lo que implica una injerencia muy grande en todo lo que significa administración. Pero aquí no hay comunidades indígenas inscritas de acuerdo a la ley que puedan pedir la administración de sus sitios, como es el caso de los atacameños. Por otro lado, la Ley de Monumentos declara que todo lo que sea arqueológico pertenece al Estado.

- ¿Y crees que existe la capacidad de hacer una administración más autónoma del patrimonio rapa nui, desde la propia comunidad?


- Hay mucha desinformación. No hay historias que pongan en valor los sitios. Además falta mucho apoyo. Los arqueólogos que han trabajado aquí, ahora están en el continente. Mi trabajo es dirigir el Museo, pero no puedo desconocer los programas. La gobernadora me mandó un oficio para que haga la prospección arqueológica de las parcelas, que se han entregado a los isleños. Yo lo quiero hacer, pero no me da el tiempo.

- ¿Qué valor le asignas a los logros de la Mesa de Turismo, en proyectos como el de recuperación de suelos , la señalética, folletería de los sitios, formación de guías acreditados, etc?


- Es fundamental este trabajo de los senderos y los paneles informativos. Pero aún falta mucho manejo de los sitios. Hace poco un turista se cayó en el Ranu Raraku y lo descubrieron los guardaparques al día siguiente. El riesgo es que no hay asistencia. Los sitios en la noche quedan sin guardaparques. Por ejemplo, mucha gente va a Orongo, en la tarde después del horario, para no pagar la entrada, que es el único sitio donde se cobra. El riesgo es que si a alguien le pasa algo no hay cómo avisar por radio, nada. La mesa de turismo es una instancia importante, en la medida que permite que cada uno haga propuestas desde su área y las cosas salgan a la luz consensuadas, ya discutidas en la mesa. Eso implica que ya se parte con un apoyo para llevar a cabo los proyectos de manera coordinada. Y eso antes no había ocurrido de modo tan efectivo.


Ampliar la imagen
 
Subir
1 /  2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: